Titular notícies
Nombre de resultats 25 per a i

18/04/2014 - Thomas Piketty on Wealth, Income and Inequality

El Profesor Navarro recomienda el visionado de este video.

Para ver el video tienen que acceder a este enlace.


17/04/2014 - El fraude de las pensiones privadas

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 17 de abril de 2014

Este artículo señala la situación real en la que se encuentran las pensiones privadas, que es mucho peor que la de las pensiones públicas, lo cual raramente aparece en los medios.

Una avalancha constante por parte de la banca y de las compañías de seguros privadas es hacer creer a la población que las pensiones públicas son insostenibles, es decir, que como resultado de la transición demográfica (cada vez hay más ancianos y menos jóvenes) no podrán pagarse. Se repite constantemente que no habrá suficientes jóvenes para pagar las pensiones de los ancianos. Y debido a la enorme influencia que estas instituciones tienen sobre el mundo político, mediático y académico del país, esta tesis de la insostenibilidad de las pensiones ha alcanzado una categoría de dogma. Todos los gobernadores del Banco de España –incluido el actual, el Sr. Luis María Linde– y los presidentes del Banco Central Europeo (como el actual, el Sr. Draghi) han enfatizado la necesidad de que la población española se haga un aseguramiento privado un plan privado de pensiones que les garantice el nivel de vida al cual están acostumbrados, subrayando que las pensiones públicas no se lo garantizarán.

Esta postura es también promovida por la mayor parte de economistas de pensamiento liberal (que son la mayoría hoy en los centros académicos), alcanzando su máxima expresión en las declaraciones de economistas ultraliberales como el “economista de la casa” de TV3, que propone la privatización de la seguridad social, tal como hizo el gobierno presidido por el General Pinochet en Chile. En aquel país, la tasa  neta de reemplazo de las pensiones públicas es bajísimo, menos del 6% del salario medio de las personas, siendo complementadas por provisiones del aseguramiento privado, insuficientes para alcanzar el nivel necesario de mantenimiento del estándar de vida del jubilado (se alcanza solo el 52%; en España, en las pensiones públicas es del 80%).

En esta promoción de las pensiones privadas, el Estado juega un papel clave. En España, el Estado desgrava (lo cual quiere decir que subvenciona) el aseguramiento privado. Es decir, provee unos 2.000 millones de euros, con datos de 2012, para que las personas que se compran pólizas de aseguramiento privado paguen 2.000 millones de euros menos. Un enorme regalo. Para que el lector se dé cuenta de lo que ello significa, baste recordar que el Presidente Zapatero congeló las pensiones para conseguir precisamente 1.500 millones de euros a fin de reducir el déficit público, subrayando que no había otra alternativa para conseguir dinero (con el fin de reducir el déficit) que congelar las pensiones. Dicha afirmación de que no había alternativa no era cierta. Podría haber eliminado la desgravación (es decir, el subsidio público) a las pensiones privadas, consiguiendo algo más que esa cantidad.

Ni que decir tiene que, como resultado de la enorme influencia del capital financiero (banca y compañías de seguros) sobre los medios (todos ellos endeudados con la banca), ninguno de los principales medios de comunicación editorializó proponiendo esta medida como alternativa a la congelación de las pensiones. Y, naturalmente, FEDEA, el portavoz de este capital, y su revista “Nada es Gratis”, frecuentemente citada en los medios, no dijeron ni pío, aplaudiendo en cambio la congelación, mostrando esa política pública como un indicador de madurez y realismo. A su vez, los economistas de los gobiernos Zapatero y Rajoy (que cínicamente se opuso a la congelación para apoyarla cuando estuvo en el gobierno) aplaudieron dicha medida. Y, como no, la Troika (El Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el BCE) y todo el mundo que manda en la Unión Europea también aplaudieron. Es importante señalar que, en general, las mismas voces que piden que se reduzcan las pensiones públicas porque no habrá jóvenes que las paguen, apoyan las políticas de bajadas de salarios y de destrucción de empleo (eliminando empleo privado y público), que fuerzan a los jóvenes (cuya tasa de desempleo es de más del 50%) a irse del país.

La privatización de las pensiones

La privatización de las pensiones es la medida más promovida por los establishments financieros, económicos, mediáticos y políticos (en este orden) de España (incluida Catalunya) y de la UE. En todos ellos se asume que las pensiones privadas son mejores que las públicas. Lo que es sorprendente es que todos (repito, todos) los datos (creíbles y rigurosos) muestran precisamente lo contrario (ver el libro de Vicenç Navarro y Juan Torres, Lo que debes saber para que no te roben la pensión). Incluso instituciones de tendencias liberales, como la OCDE, en el informe Pensions at a Glance 2013, reconocen que el sistema de pensiones privadas en España es un desastre. La narrativa que utilizan no utiliza dicha expresión, pero sus conclusiones justifican este diagnóstico.

Menos concluyente, pero también muy poco halagador, es el informe presentado por un grupo de investigadores del IESE que ha estado siguiendo la evolución de las pensiones privadas (trabajo bien resumido por Pere Rusiñol en su artículo “Pensiones privadas, un mal negocio en España”, publicado en Alternativas Económicas). Según este informe, de los 257 fondos de pensiones privados con al menos 15 años de historia, solo el 1,16% (sí, solo 1,16%) lograron una rentabilidad media superior a los bonos del Estado a 15 años. Otro 10% tuvieron pérdidas, con lo cual, el asegurado perdió dinero. La rentabilidad de la mayoría era baja. El que tenía mejor rentabilidad alcanzaba solo el 1,58% (los bonos del Estado tuvieron unos intereses medios superiores, del 4,4%, para el mismo periodo de tiempo). En realidad, la OCDE ha indicado que la rentabilidad media de los fondos de pensiones privados en España (en el periodo 2008-2012) fue negativa en términos reales (una vez descontada la inflación). Después de Estonia y Polonia, España fue el que tuvo peor rentabilidad.

Pero lo que es incluso más interesante es que el hecho de que tengan una rentabilidad muy baja, no quiere decir que les vaya mal a los gestores de los fondos privados de pensiones. Este es un dato de enorme interés. De la misma manera que los banqueros españoles son los que están mejor pagados en la Unión Europea, a pesar de que la banca española apenas ofrece crédito, no realizando su función social, los gestores de las compañías de seguros tienen elevados ingresos, precisamente a costa de la baja tasa real de sustitución salarial de los futuros jubilados y las elevadas comisiones que reciben. Estos gerentes de las compañías de seguros reciben las comisiones (lo que los gerentes y magnates de las compañías de seguros se quedan como paga personal por cada póliza de seguros) más altas de la UE. Solo otro país las tiene más altas. Esta situación es escandalosa (ver mi artículo “El maridaje entre la banca, el Estado español y las autoridades europeas”, publicado en Sistema, 04.04.14).

Los pensionistas privados están claramente desprotegidos frente al capital financiero y sus gestores. Y para complicar más las cosas, este capital financiero tiene una enorme influencia en el Estado. En realidad, la mayoría de autoridades públicas responsables de supervisar las pensiones privadas son individuos procedentes o que terminan trabajando para tales compañías. Pere Rusiñol muestra la puerta giratoria que hay entre los directores generales de Seguros y Fondos de Pensiones del gobierno, por un lado, y las compañías de seguros y fondos privados de pensiones, por el otro, con una puerta giratoria que alcanza su máxima expresión en los gobiernos Aznar y Rajoy, máximos favorecedores de la privatización de las pensiones. Pero de todo esto, prácticamente nada se ha dicho al ciudadano, incluido al que tiene una pensión privada.

Ver artículo en PDF


16/04/2014 - Escapa de la BANCA y está en tus MANOS: el nuevo @_cafeambllet en castellano

Ya está aquí, y todavía asombra que Marta y Albano lo hayan conseguido. No se puede distribuir en papel (de momento) por toda la península, pero aquí tienes el PDF en castellano. No dudes en bajártelo, leerlo, reírte o indignarte, y si te parece que vale la pena el trabajo de Albano y Marta, que es necesario que se editen muchos más números como este, o mejores, difunde, comenta y colabora!

http://www.cafeambllet.com/press/wp-content/uploads/2014/04/castellano.pdf

image

De La Marea sobre la implicación ciudadana:

“Además de la distribución prevista en el presupuesto con el que trabajan los editores, grupos de voluntarios se han organizado para repartir la publicación por pueblos y ciudades. “Nos ha sorprendido que ha salido un montón de gente, asambleas y colectivos que se ha ofrecido para repartirlos. Da la sensación como de que hace falta”, señala Dante, que afirma que “el mensaje más fuerte de la revista, que no sale escrito, es el simbolismo que supone que sólo 1.600 ciudadanos, aportando una cantidad baja de dinero, consiguen activar una rotativa que está habitualmente al servicio de los grandes medios”.

Y aunque no entiendas bien el catalán, no te pierdas EL TAMBOR DE LAS ROTATIVAS!

Per contactar por mail con Albano Dante Fachin: noupaper@gmail.com
Per seguirlo en Twitter: @_cafeambllet
Y en Facebook: cafeambllet
Y para colaborar `pr âyPal o tranferencia (porque contribuimos entre todas, o se queda con casi todo La Caixa y nos deja a dos velas…)
http://www.cafeambllet.com



16/04/2014 - ¿Existe justicia en España, incluyendo Catalunya?

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 16 de abril de 2014

Este artículo analiza el escándalo que representan para el Estado español y la Generalitat de Catalunya casos como el del Palau de la Música, que ha alcanzado niveles de bochorno.

Existe en EEUU un programa televisivo de humor político (Saturday Night Live) semejante al programa “El Intermedio” de la Sexta en el que se hizo el siguiente comentario: “De la misma manera que el gobierno boliviano tiene un Ministro de la Marina a pesar de no tener mar, España tiene un Ministro de Justicia”. Esta frase muestra el enorme desprestigio que tiene la justicia española en muchas partes del mundo, realidad que parece ser ignorada por los establishments jurídicos, políticos y mediáticos del país, los cuales parecen no tener plena conciencia del enorme desprestigio que muchos de los comportamientos de la justicia española están acarreando al Estado español.

Esta observación viene a raíz de la lectura de un excelente libro, Els set pecats capitals de la justícia (Los siete pecados capitales de la justicia), escrito por el magistrado Santiago Vidal, que documenta y denuncia estos comportamientos, todos ellos casos bochornosos, en los cuales la ciudadanía (aunque sospecha) desconoce el nivel de injusticia a la que se ha llegado. Un caso claro es el caso Millet, el personaje que fue Presidente de la Fundación Orfeó Català - Palau de la Música, la institución cultural más preciada en Catalunya. El Orfeó Català ha sido, entre muchas cosas, el centro cultural más importante de Catalunya, ligado primordialmente al conservadurismo nacionalista catalán.

En 2007, hace ya 7 años, a instancias de la Sindicatura de Comptes, el Departamento de Economía de la Generalitat de Catalunya inspeccionó la contabilidad del Palau y del Orfeó Català sin que el interventor encontrara ninguna irregularidad. Ahora bien, la Agencia Tributaria (que no depende del gobierno de la Generalitat) tenía sus sospechas, pues ordenó una inspección fiscal y sí que encontró irregularidades, llevando el caso a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y a la Oficina Antifraude. Y así se inició el famoso caso del Palau de la Música, o caso Millet. Los inspectores de Hacienda comenzaron a inspeccionar la contabilidad, requiriendo al Sr. Montull, director administrativo de la Fundación Orfeó Català - Palau de la Música, que proveyera toda la información necesaria.

Pero no fue hasta casi dos años más tarde, el 23 de junio de 2009, que no se hizo un registro del edificio y de la sede del Palau. La mayoría de fondos de esta institución son fondos públicos provenientes de la Generalitat, del Ayuntamiento de Barcelona y del Ministerio de Cultura. Por lo visto nadie sospechaba que el Sr. Millet, el gran benefactor altruista de la cultura y de las artes, estuviera en el centro de uno de los mayores fraudes y latrocinios que hayan existido en Catalunya y en España. Pero se tardaron otros tres años más (sí, tres años más) para que el juez instructor inspeccionara las propiedades del este señor, incluyendo su espectacular torre del Vallès. Además de esa propiedad, el Sr. Millet tenía un piso de 267 metros cuadrados en el Eixample de Barcelona con seis habitaciones y tres baños, un piso en la Calle Major de Sarrià de 150 metros cuadrados con tres plazas de parking, un chalet en la Vall d’Aran con 5 hectáreas de terreno, un apartamento en la Villa Olímpica con amarrador privado en el puerto, tres propiedades rústicas en la isla de Menorca y una finca de verano en Cala Fornells. Puesto que la gran mayoría de fondos del Palau son públicos (la Generalitat, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Barcelona) se puede concluir que el origen de toda esta propiedad es el dinero público que la ciudadanía paga con sus impuestos.

Pero la cosa no termina aquí. Porque lo que es peor es el enorme entramado que el caso Millet ha mostrado tener con instituciones políticas del país, incluyendo partidos y grupos de presión, que estaban involucrados en este latrocinio y que, con cuentagotas, van apareciendo poco a poco en el proceso más lento que usted puede imaginar.

Fue el mismo Millet, uno de los máximos exponentes de la burguesía catalana y bien conocedor de cómo funciona lo que se llama la alta sociedad catalana (la sociedad del Palau y del Liceo), quien indicó que, en realidad, la gobernanza de Catalunya la llevan 400 familias.

Este caso señala cómo funciona esta alta sociedad y su parasitismo del Estado. Esta burguesía está claramente entrelazada con el Estado (tanto central como autonómico y municipal), de cuyo usufructo viven. Desde las autopistas al Palau, este entramado es lo que representa el establishment conservador catalán, corrupto hasta la médula. Y esta relación ha estado siempre ahí, heredera de las relaciones y estructura de la dictadura, donde la corrupción era crónica, corrupción que la democracia no eliminó y que en España se da constantemente, con escandalosa impunidad. Como señala el magistrado Santiago Vidal (de cuyo libro extraigo la información que proveo en este artículo), los indultos otorgados por el Estado son casi siempre el punto final de estas historias. Solo en 2012, el gobierno del PP otorgó más de 450 indultos, y el gobierno del PSOE otorgó un promedio de unos 300 anuales durante su mandato, indultos ofrecidos predominantemente a tres grupos de acusados: políticos, banqueros y policías. Es obvio que en España no ha habido una ruptura clara con las costumbres y aparatos heredados de la dictadura, tal como muchos autores han documentado y que yo he señalado en mi artículo “No hubo ruptura durante la Transición”, publicado en Público, cuyo texto aconsejo leer para aquellos que quieran saber más sobre este tema. Como he indicado en más de una ocasión, el que no está indignado en España es que no está informado sobre lo que está ocurriendo en este país, incluyendo Catalunya. Por desgracia, el caso Millet se reproduce en varias partes de España, y no es un problema solo catalán, sino español, y que tiene que ver con la falta de cambio en la estructura del Estado español heredada del Estado dictatorial, que alcanza su máxima expresión en el cuerpo de la judicatura. Es un caso más de que “Spain is different”. Y luego nos dicen que la Transición fue modélica.

Ver artículo en PDF


14/04/2014 - Notícies amb febre

P1020564

Una cosa és que tinguis dècimes de febre, estàs malament però vas fent, però arriba a un punt, no sé dir-vos si 38 graus o 38,5 graus, on tot es torna complicat, molt complicat. Per exemple escriure un article. Però en fi, ho intentaré. El deure és el deure.
M’ha semblat sentir que el Ministre d’Economia Cristóbal Montoro ha criticat durament a la coneguda ultra esquerrana ONG Cárites, per haver posat sobre la taula el creixement de la pobresa a Espanya. La febre fa coses rares, mira que pensar que Cárites es criticada per un govern de dretes! I és més, pensar que algú pot criticar a Cárites per preocupar-se de la pobresa és com criticar un ric que sigui mala persona.
Em sembla que he vist per la televisió el funeral d’estat d’Adolfo Suárez. Tinc dubtes. Potser era el funeral d’estat d’algú altre dels temps aquells on manava Adolfo Suárez, ja que al segle XXI el lògic és que les cerimònies d’Estat fossin laiques, a més hi ha hagut un individu, em sembla que bisbe, no puc precisar el seu nom, que ha alertat del perill de guerra civil. Estic doncs quasi segur que devia ser la repetició d’alguna cosa de l’any 1976.
He sentit a dir també que el Tribunal Constitucional ha fet una sentència sobre la resolució del Parlament de Catalunya del dret a decidir. Creia que els tribunals feien sentències sobre coses que havien passat, no sobre coses que algú es plantegi que passin. El següent pas serà que facin sentències sobre els programes dels partits polítics, sobre frases dels mítings i a la fi sobre els pensaments dels polítics quan aquests no siguin plenament constitucionals. També deu ser la febre perquè no crec que el Tribunal Constitucional amb la quantitat de tasques amuntegades que té tingui temps de dedicar-se a aquestes collonades.
Intento llegir els resultats electorals de França però ho veig tot confús. Entenc que l’electorat del PSF s’ha abstingut avorrit de la deriva de dretes i xenòfoba dels seus dirigents. Una onada d’ètica ha castigat Hollande. Doncs es veu que el paio ha dit: “He entès el missatge” i tot seguit ha posat el més impresentable i neoracista com a cap de govern, un català, el Manuel Valls. O sigui, a veure si entenc el raonament, si el partit d’esquerres perd vots el que fa és tornar-se de dretes a veure si així es queda sense cap votant? Em sembla que la temperatura m’ha pujat a 39 graus.
Però voleu dir que potser no són ells els que tenen una febrada de nassos i fan coses sense sentit? Potser no ho saben, algú els ha de dir: esteu malalts! L’Hollande i el Valls cal que es preguin els Efferalgans a tones!



14/04/2014 - Per què som federalistes i no som independentistes

La revista El Siglo em publica en el seu número d’aquesta setmana l’article que trobareu transcrit a continuació.

POR QUÉ SOMOS FEDERALISTAS Y NO SOMOS INDEPENDENTISTAS

Somos federalistas por cuatro razones fundamentales: La primera, porque el planteamiento federal se ajusta a nuestros principios de libertad, igualdad, justicia, solidaridad y fraternidad. La segunda, porque el planteamiento federal se ajusta al mundo en que vivimos, definido por interdependencias crecientes y soberanías compartidas. La tercera, porque creemos que identidades diferentes y sentimientos diversos no justifican levantar ni barreras ni fronteras entre ciudadanos. Esas identidades y sentimientos distintos pueden y deben convivir en un mismo Estado organizado de forma federal. Y la cuarta, porque la solución a los problemas de convivencia puede y debe encontrarse a través del diálogo, la negociación y el pacto. Y el federalismo es, sobre todo, diálogo, negociación y pacto.

Somos federalistas también porque no somos independentistas. Y no somos independentistas, no por no querer lo suficiente a Cataluña, sino porque creemos que la independencia sería altamente perjudicial para Cataluña, para España y para la integración europea.

Es perjudicial para Cataluña, porque la pérdida de dimensión económica, cultural, demográfica y política es un grave riesgo. En el mundo en que vivimos, perder tamaño es perder oportunidades. Nadie ha sido capaz de calcular los costes y las incertidumbres de un proceso de separación, con toda seguridad excesivos, probablemente insoportables. Por no hablar de los riesgos y tensiones de un proceso unilateral que no fuese fruto de un acuerdo en un escenario impensable.

Por otro lado, si Cataluña se separase de España no dejaría de tenerla como vecina. Cataluña puede separarse de España pero no puede abandonar la península ibérica. ¿Cómo puede beneficiar a Cataluña la separación, el alejamiento traumático de sus vecinos más inmediatos, que serán siempre sus vecinos y con los que siempre le convendrá tener las mejores relaciones posibles? Incluso la separación más tranquila que se produjo en Europa, la que dio lugar a las Repúblicas checa y eslovaca, supuso que países que antes habían sido uno de repente se diesen la espalda y sus intercambios de toda índole se redujeran espectacularmente.

La secesión perjudicaría a los ciudadanos, que a partir de ese momento se verían obligados a considerar como extranjeros a buena parte de sus conciudadanos, de repente deberían considerar como extrañas cosas que les eran propias, y la mayoría de ellos sufrirían al ver desgarrarse sus identidades plurales y compartidas.

La secesión sería perjudicial para España, exactamente por los mismos motivos que lo sería para Cataluña. La pérdida de peso económico, cultural, demográfico y político, nos haría perder oportunidades.

La fractura de un país miembro de la Unión Europea plantea interrogantes sobre el propio funcionamiento de la Unión, sus relaciones con lo que a partir de entonces sería un país tercero y sobre el riesgo de incentivar procesos similares en otros países miembros. ¿Cómo se pretende hacer compatible una mayor integración europea con la división de uno de sus Estados miembros? ¿Cómo aspirar a unos Estados Unidos de Europa desde la incapacidad de articular una España federal, que reconozca plenamente su carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüe?

La secesión crearía muchos más problemas de los que pretende resolver. Unos problemas que, por otro lado, tienen soluciones más eficaces y menos onerosas a través de mecanismos federales que tenemos a nuestro alcance y que deberían integrar una reforma constitucional federal que nos permitiría seguir juntos y mejor.


14/04/2014 - Por qué las izquierdas catalanas siempre han conjugado la lucha por la justicia social con la lucha por la identidad catalana

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital EL PLURAL, 14 de abril de 2014

Este artículo señala cómo las izquierdas catalanas siempre han identificado la lucha por la justicia social en Catalunya con la lucha por la identidad nacional de Catalunya, situación que parece ser de difícil comprensión en muchas partes de España.

Una crítica frecuente que sectores de las izquierdas españolas hacen a las izquierdas catalanas es que están contaminadas con el nacionalismo catalán. La terminología y narrativa que se utiliza para hacer esa crítica varía, pero en el fondo esa es la acusación. No se dan cuenta de que en Catalunya la lucha por la justicia social ha estado siempre entrelazada con la lucha por el reconocimiento de Catalunya como nación. Es más, siempre fue esa izquierda catalana la que lideró el movimiento de reconocimiento de la identidad catalana que incluía la demanda de autodeterminación. La historia catalana así lo muestra.

Se está realizando precisamente estos días, en el castillo de Montjuïc, una exhibición sobre la Barcelona del periodo de posguerra 1939-1945 (Barcelona en Postguerra 1939-1945), presentada por el Archivo Municipal de Barcelona, que es de un enorme interés. Es, sin duda, una de las exposiciones más didácticas y bien hechas de las pocas exhibiciones históricas que se hacen hoy en Catalunya y en España. Su ubicación en el castillo de Montjuïc, de triste memoria en el imaginario colectivo de los barceloneses (es donde el President Companys de la Generalitat de Catalunya fue asesinado por los autodefinidos como nacionales), le da una especial relevancia.

Es curioso (y criticable), por cierto, que el excelente video que se presenta en la entrada a la exposición se refiera a las fuerzas militares que ocuparon la ciudad de Barcelona como los nacionales (tal como las fuerzas golpistas se definieron a sí mismas) en lugar de los fascistas, que es la definición correcta que desde el punto de vista científico debería utilizarse. Soy consciente de que en España este término raramente se utiliza, sustituyéndose por el de franquista, reduciendo el régimen que el golpe de Estado estableció a una dictadura caudillista, en lugar, como en realidad fue, de una dictadura totalitaria que quería configurar todas las dimensiones del ser humano, desde el sexo al idioma con el que las personas podían hablar y expresarse públicamente. Fue una dictadura semejante a la nazi alemana y a la fascista italiana, dictaduras que no se conocen como hitleriana o mussoliniana, sino como nazi y fascista. En cambio, en España pocos utilizan el término fascista, prefiriéndose definir a esa dictadura como franquista o caudillista.

El régimen que aquel golpe militar estableció fue, sin embargo, mucho más que caudillista. Y la exposición del castillo de Montjuïc lo documenta claramente. Muestra que fue una dictadura promotora de una ideología totalizante que abarcaba todas las dimensiones del ser humano, que incluía un nacionalismo extremo con connotaciones racistas (el día nacional se llamaba el Día de la Raza), que se autoasignaba un rol conquistador e imperialista, derivado de un mandato divino, instrumentalizado por la enormemente reaccionaria Iglesia Católica, con un canto a la fuerza física y a la militarización de la sociedad, al machismo (queda clara en la exposición la función subordinada de la mujer, bajo el dominio del hombre), y con un autoritarismo intolerante con la diversidad, monopolizando la visión de España, considerando como anti España a todos aquellos que cuestionaban el dogma nacionalcatólico dominante.

La exposición muestra claramente el error de la versión promovida por el establishment político y mediático español y grandes sectores de la academia (liderada por el que fue Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Yale, el Dr. Juan Linz, que fue el principal portavoz de tal postura claramente ideológica) que afirma que aquel régimen no era totalitario (es decir, no promovía una ideología totalizante), sino meramente autoritario. Aconsejaría a los defensores de esta teoría que vieran la exposición. La evidencia de que ese régimen era totalitario, promoviendo una ideología totalizante, el nacionalismo españolista (conocido como nacionalcatolicismo), es abrumadora. Y la exposición lo muestra. Fue la victoria de un nacionalismo sobre todos los demás, impuesto por una represión brutal en contra de aquellos que tenían una visión distinta de España, con un Estado plurinacional con el derecho de autodeterminación en sus naciones.

Es interesante también señalar que el término nacional, ampliamente utilizado por el fascismo, implica que representaban a la nación española, un supuesto altamente cuestionable, pues la mayoría de la población de los distintos pueblos y naciones de España no los apoyó. Y su victoria se debió primordialmente al apoyo de fuerzas extranjeras marroquíes, nazis alemanas y fascistas italianas. Ello aparece claramente en la exposición. El día 26 de enero de 1939 unos noventa mil soldados comenzaron a invadir y ocupar Barcelona. Los marroquíes entraron por el sur, los italianos fascistas por el norte y los nacionales españoles (el ejército de Navarra) entraron por las montañas, Collserola. Al frente estaban el General Yagüe y el dirigente fascista Dionisio Ridruejo.

La represión por parte del bando definido como nacional fue enorme, tal como documenta la exposición. Y su identificación con el nazismo y el fascismo fue clara y contundente, tal como muestra también la exposición. Las visitas del conde Galeazzo Ciano, Ministro de Asuntos Exteriores del gobierno fascista italiano, y de Heinrich Luitpold Himmler, jefe de las SS nazis alemanas, fueron el auge de estas movilizaciones pro nazis y pro fascistas del régimen. La salida de la División Azul de Barcelona hacia el frente de la invasión nazi de la Unión Soviética, con el fin de “luchar y derrotar al comunismo”, fue también un intento de movilización del sentido nacionalista e imperialista que el régimen deseaba. Y un punto también claro en aquella exposición es el eje central que la jerarquía de la Iglesia Católica (incluyendo la catalana) tuvo en el desarrollo de aquella ideología. Hay que felicitar a los autores de la exposición. Es una exposición que debería verse ampliamente.

Lo que la exposición no dice

Ahora bien, dicho todo lo anterior, también debe señalarse un defecto: la exposición presenta solo una parte de la verdad. Le falta la otra parte. La mal llamada Guerra Civil fue una lucha del nacionalismo españolista contra la nación catalana y su identidad y cultura, el cual impuso con sangre y fuego su visión exclusivista de España, reprimiendo brutalmente la otra visión de España, que fue perseguida, denunciándola como anti España y separatista. Pero la Guerra Civil fue también otro conflicto, que no aparece en la exposición y que disminuye su valor. El enemigo del fascismo no era solo lo que llamaban el separatismo, sino también los rojos. El régimen definía como rojos y separatistas a los que quería eliminar. Y rojo definía cualquier expresión de defensa del mundo del trabajo. Fue una lucha caracterizada por una enorme brutalidad. La represión se centró no solo contra la cultura nacional catalana, sino también contra la cultura obrera y contra la clase trabajadora. De ahí que los que lideraron la resistencia antifranquista, como el PSUC, siempre tuvieron muy claro que la defensa del mundo del trabajo era, en Catalunya, lo mismo que la lucha para recuperar la identidad catalana. La cultura e identidad catalana y el mundo obrero tenían el mismo enemigo: el fascismo y su versión nacionalcatólica.

Y esto es lo que falta en la exposición, resultado del sesgo nacionalista de la institución que la patrocina. Y es una lástima que ello haya ocurrido, pues gran parte de la represión que se muestra en la exposición ocurrió también en miles y miles de otros centros urbanos españoles. Solo al final de la exposición aparecen, en la pared que señala la salida, una serie de fotografías que simbólicamente muestran el esplendor, la excelencia y el lujo de la sociedad del Liceo (lugar y punto de referencia de la burguesía), rodeado por la miseria y la pobreza de los barrios obreros que lo rodean. Por primera y última vez se habla del conflicto de clase. Qué lástima que no estuviera al principio, en lugar de al final, mostrando la tan clara relación entre la opresión nacional y la opresión social en Barcelona y en Catalunya. Ello ayudaría mucho a entender por qué incluso hoy el Estado español –que conserva gran parte del aparato y cultura del Estado anterior–, gran responsable de que el gasto público social sea de los más bajos de los existentes en la UE-15, y que sea también el Estado que continúa negando la plurinacionalidad de España, sea un Estado impopular en Catalunya y crecientemente en toda España. Tal impopularidad es hacia el Estado español, y no (como maliciosamente acentúan las derechas y algunas voces de izquierda) hacia España. Las clases populares y, muy en particular, la clase trabajadora de todos los pueblos y naciones de España, también fueron víctimas del Estado fascista, del que, debido a lo inmodélica que fue la Transición, el Estado actual continúa teniendo algunas características heredadas. Su falta de aceptación de la plurinacionalidad de España y su escasa sensibilidad social son indicadores de ello. Una situación optimista es la creciente alianza basada en una hermandad y causa común entre los movimientos sociales y partidos políticos que protestan y rechazan al Estado español a los dos lados del Ebro. Uno de los momentos más emotivos en las Marchas de la Dignidad del 22 de marzo fue cuando el contingente procedente de Catalunya, con banderas catalanas incluyendo independentistas, llegó al punto de encuentro. En aquel momento los otros contingentes de otras partes de España les aplaudieron. Ahí se estaban estableciendo las semillas para una nueva España con un nuevo Estado, el que las fuerzas republicanas habían soñado antes de ser derrotadas. No es sorprendente, por lo tanto, que la bandera republicana, junto con las banderas de los distintos pueblos de España, fueran las más presentes en tales marchas.

Ver artículo en PDF


13/04/2014 - La greu responsabilitat del president Mas

scoopit_mi_petitAvui l’actualització del meu Diari a Internet recull els articles sobre diverses qüestions que han estat presents en el debat públic d’aquesta darrera setmana. Us recordo un cop més que gairebé cada dia recomano articles d’interès a través del meu Scoop.it i també els hi dono difusió a través del meu compte a Twitter, del meu perfil i pàgina a Facebook, i en el recopilatori Alternatives. Aprofito per anunciar que diumenge que ve no actualitzaré el Diari.

LA GREU RESPONSABILITAT DEL PRESIDENT MAS

El president Mas s’enfada quan se li atribueixen iguals responsabilitats que al president Rajoy en el present atzucac. Certament el PP n’és el gran responsable, només cal recordar la seva ferotge campanya contra l’Estatut, el seu recurs al Tribunal Constitucional, les seves pressions, la seva pulsió recentralitzadora, el LAPAO, la llei Wert, la incapacitat congènita a entendre l’Espanya plural, la manca de disposició real al diàleg, etc., etc. Però ara mateix, quan el president Mas diu que només vol parlar sobre la consulta i el president Rajoy diu que està disposat a parlar de tot menys de la consulta, les responsabilitats són compartides.

Aquesta setmana s’ha produït el debat i votació al Congrés dels Diputats de la proposta aprovada pel Parlament de demanar la transferència a la Generalitat de la competència de convocar referèndums en aplicació de l’article 150.2 de la Constitució. A 8tv em van preguntar després del debat si els socialistes catalans ens sentíem satisfets. I el cert és que no estem satisfets, però sí reivindiquem que nosaltres ja vàrem advertir sobre el que passaria. Alguns van decidir anar a Madrid a obtenir una negativa i a fe de Déu que ho van aconseguir! Em faig creus de pensar que hi havia més diputats del Parlament al Congrés per rebre una negativa que els que hi van ser quan es va aprovar l’Estatut! El desenllaç d’aquesta iniciativa estava cantat.

Es miri com es miri, la Constitució espanyola no contempla ni la secessió ni la celebració d’un referèndum d’autodeterminació, que és exactament el que van acordar CiU, ERC, ICV-EUiA i la CUP amb aquella doble pregunta perpetrada el passat desembre. Només cal llegir la recent sentència del Tribunal Constitucional aprovada, per cert, per unanimitat. El dret a decidir és una aspiració política, no és un dret en el sentit fort de l’expressió. Per això m’agrada més parlar de consulta que de dret a decidir, perquè un referèndum consultiu o una consulta és això, una consulta, i no és una decisió unilateral, com la que la majoria dels que utilitzen l’expressió ‘dret a decidir’ tenen al cap.

És obvi que els catalans volem votar i haurem de votar. Precisament perquè el projecte d’Estatut que vàrem votar en referèndum el 2006, va ser alterat pel Tribunal Constitucional quatre anys més tard. I, per tant, un nou pacte que substitueixi l’Estatut del 2006 haurà de ser votat per la ciutadania. Només així podrem solucionar l’anomalia democràtica que es va produir.

A banda de les discussions jurídiques que siguin del cas, que mai aclareixen del tot les coses perquè són molt controvertides, és evident que fer una consulta com la que des de Catalunya es reclama exigeix un acord previ amb les institucions de l’Estat. Per això, cada dia que passa és més evident que el 9 de novembre no hi haurà consulta. Les enquestes ens diuen que així ho pensa una majoria de ciutadans i ciutadanes de Catalunya, i molts dels impulsors del procés sobiranista ho admeten en privat i alguns, els més valents, fins i tot en públic. El propi president Mas s’està veient obligat a admetre-ho i ja parla de noves eleccions anticipades. Com si no n’hagués tingut prou amb les eleccions anticipades del 2012 que, lluny de proporcionar-li una majoria excepcional, van fer que CiU perdés 12 escons.

Quins han estat els errors comesos pel president Mas fins avui? El primer, pretendre convocar una consulta el 2014. És evident que un context de majoria absoluta del PP no és el millor escenari per l’acord que necessitem. La legislatura catalana hauria d’acabar el 2016, mentre les eleccions generals s’han de celebrar el 2015. Per què l’acord entre Mas i Junqueras no va contemplar aquest fet cabdal? Per què van decidir-se per posar en marxa un compte enrere que té totes les possibilitats de fracassar? Volien consulta o volien carregar-se de raons per la independència?

El segon error va ser la declaració sobiranista de gener de 2013. Declarar que Catalunya és un subjecte polític i jurídic sobirà, era posar el carro davant dels bous i llençar un senyal equivocat. Ha donat peu a equiparar consulta amb independència, cosa que resta suports a la consulta fins i tot Catalunya endins, i ha proporcionat un argument de pes als que no volen arribar a cap acord Catalunya enfora. El tercer error va ser fixar de forma unilateral data i pregunta per a la consulta. A partir d’aquell moment l’acord amb les institucions espanyoles sobre la consulta es feia impossible.

I el quart error ha estat portar al Congrés dels Diputats la sol·licitud de transferir la competència exclusiva de l’Estat en matèria de referèndums que ja havia estat rebutjada en diverses ocasions pel Congrés. Fins i tot quan va ser recollida en el projecte d’Estatut aprovat pel Parlament de Catalunya, les forces catalanes van acceptar que no figurés finalment en el text aprovat pel Congrés i el Senat que va ser sotmès a referèndum.

En un tema tan sensible com el de la consulta no hi caben dreceres ni subterfugis. Tampoc la llei catalana de consultes no referendàries, que està aparcada en una ponència que no es reuneix des del 29 de novembre, podrà servir per fer una consulta amb la pregunta acordada per CiU, ERC, ICV-EUiA i la CUP. No ens enganyem ni pretenguem enganyar els ciutadans: sense acord no hi haurà consulta, a menys que el govern català decidís embarcar-se en un procés il·legal de conseqüències nefastes per Catalunya. Un procés del que hi ha el trist precedent històric del 6 d’octubre de 1934.

El procés d’elaboració de la llei catalana de consultes s’està demorant interessadament perquè l’aprovació es produeixi al setembre i la convocatòria de la consulta es produeixi el dia següent. Així, el president Mas sempre podrà dir que ell ha fet tot el possible, bo i sabent que l’Estat anul·larà la convocatòria i que, per tant, la consulta no podrà tenir lloc.

Crec que cal posar el comptador a zero i iniciar un altre camí. Dubto que el president Mas sigui capaç de fer-ho. I per això ell és avui el principal responsable del cul de sac en el que ens trobem o d’un temerari xoc de trens en el que tots hi tenim molt a perdre. Volem votar, sí. Però de la forma que es s’han fet les coses fins ara no ho aconseguirem. I d’això el president Mas n’és el màxim responsable.

*******

De les diverses possibilitats per votar que estan al nostre abast parla avui Xavier Vidal-Folch en el magistral article que considero de lectura imprescindible “Cataluña quiere votar, y con razón”.

ARTICLES SOBRE EL DEBAT AL CONGRÉS DELS DIPUTATS DEL DIMARTS 8 D’ABRIL DE 2014:

ARTICLES SOBRE POLÍTICA CATALANA I SOBRE EL DEBAT AL VOLTANT DE L’ENCAIX ENTRE CATALUNYA I LA RESTA D’ESPANYA:

  • Referéndum inviable sin ley electoral, Joan Botella i Josep M. Colomer
  • Actitud impassible, Manuel Cruz
  • El fiscal afirma que la cesión del padrón para la consulta afecta a la intimidad, Àngels Piñol
  • Una juez admite la cesión del padrón municipal para la consulta soberanista, Àngels Piñol
  • Antes de decidir hay que debatir, Ana Sanz
  • Herrero de Miñón defensa reinterpretar la Constitució per donar un encaix diferenciat a Catalunya, Rafa Julve
  • Herrero de Miñón propone un “pacto de Estado” que blinde las competencias de Catalunya, Iñaki Ellakuría
  • Herrero de Miñón propone una mutación de la Constitución para resolver la crisis, Àngels Piñol
  • Cinco tesis de Miguel Herrero, Lluís Foix
  • ¿España tiene problemas o España es el problema?, Juan Carlos Escudier
  • Per la sobirania dels catalans i les catalanes, Josep Fèlix Ballesteros
  • Com acabarà el procés?, Xavier Rius
  • Mas responde al Congreso acelerando la ley electoral y la de consultas, Miquel Noguer
  • Junqueras, el intocable, Victoria Fumanal
  • Duran: “A Catalunya l’única assemblea nacional que existeix és el Parlament”, Nerea Rodríguez
  • Duran adverteix que es pensarà què fa si CiU planteja una declaració unilateral d’independència, El Periódico de Catalunya
  • Duran dice que tendrá que pensar qué hace si CiU plantea una declaración unilateral, Agencias/La Vanguardia
  • Duran y Rubalcaba conversan durante 35 minutos en el Congreso y coinciden en la urgencia del diálogo, ACN/La Vanguardia
  • Duran i Rubalcaba coincideixen en la urgència del diàleg després del no del Congrés a la consulta, Agències/El Punt Avui
  • Duran y Rubalcaba acuerdan propiciar puentes entre Madrid y Barcelona, Anabel Díez
  • Algunes notes inspirades en “De la Nació a l’Estat”, David Lizoain
  • El nacionalismo sin paradojas, Félix Ovejero
  • Rajoy debe recibir a Mas y asesorarse de Rubalcaba, Eduardo Sotillos
  • Per sortir de l’atzucac, Joan Ferran
  • Artur Mas. “Si no hay otra posibilidad, transformaremos las elecciones en referéndum”, EFE/El País
  • Mas no lo sabe, pero políticamente es débil, Lluís Foix
  • Pere Navarro: “Los socialistas somos el único puente que queda entre Catalunya y España”, La Vanguardia
  • Pere Navarro: “Amb tantes propostes a sobre de la taula és increïble que encara no hi hagi taula on tots hi puguem parlar”
  • L’equívoc de la llei electoral, Joaquim Coll
  • Ni pocos, ni locos, Sergi Pàmies
  • Mas veu les plebiscitàries com a última opció però també la “més probable” després del “no” rotund del Congrés, 3/24
  • Ferran Requejo: “Si la actitud del Gobierno no cambia, no se podrá hacer la consulta”, EFE/La Vanguardia
  • Pere Navarro rechaza unas plebiscitarias: “El problema es Mas; que se vaya”, Agencias/La Vanguardia
  • No som nacionalistes!, Francesc Trillas
  • Mentiras repetidas para frenar al federalismo, Francesc Trillas
  • Cómo empezó todo, Carles Pastor
  • ¿Marca Catalunya?, Alfredo Pastor
  • Volem que els ciutadans decideixin, Josep Maria Alvarez
  • Las dudas de Mas sobre el 9-N agrietan el frente de partidos pro consulta, Miquel Noguer
  • Por qué somos federalistas y no somos independentistas, Miquel Iceta

ARTICLES SOBRE LES RECENTS ELECCIONS A QUEBEC I SOBRE ESCÒCIA:

ARTICLES SOBRE BARCELONA I SOBRE POLÍTICA MUNICIPAL:

ARTICLES SOBRE POLÍTICA ESPANYOLA:

ARTICLES SOBRE LA SITUACIÓ ECONÒMICA ESPANYOLA:

ARTICLES SOBRE POLÍTICA EUROPEA I LES PROPERES ELECCIONS AL PARLAMENT EUROPEU:

europalafrugell

Sobre la situació internacional us convido a llegir tres articles: “La tentación de Yalta” de Yulia Timoshenko, “Emergentes sensibles”, editorial d’El País Negocios i “Crece el temor a un gran estancamiento económico” d’Andy Robinson.

ARTICLES PER REFLEXIONAR:

Us pot interessar “Aprender y desaprender para ser mejor consultor” de Xavier Peytibi.

Amb molta antelació us aviso de la presentació del llibre “La economía socialdemócrata” de Francisco Blanco.

Sobre el llibre “Cuando se jodió lo nuestro. Cataluña-España: crónica de un portazo” d’Arturo San Agustín, editat per Planeta, que vaig recomanar la setmana passada, podeu llegir els articles “Cuando se fastidió lo nuestro” de Màrius Carol i “Cuando se jodió lo nuestro” de José Antonio Zarzalejos.

Per acabar, tres recomanacions de temàtica federal. La primera, el llibre “La reforma federal. España y sus siete espejos“, editat per Juan José Solozábal i publicat per Biblioteca Nueva, la segona es la ponencia “Un federalismo integrador y plurinacional” de José María Vidal, Joan Romero, Joaquín Martín Cubas, Margarita Soler i José Antonio Pérez, i la recensió de Sergio Castel del llibre “La participación política directa. Referéndum y consultas populares” de diversos autors, publicat per Comuniter Editorial.

“Perles” del programa del Polònia emès el 10 d’abril, resum crític realitzat per Núria Iceta. Podeu trobar-les totes aquí, amb imatges, vídeos i tot.

[L’ESTÀVEM ESPERANT] El viatge d’anada i tornada dels #3demòcrates. Tot segons el guió previst.

[LA IMATGE DE LA SETMANA] Rajoy encorbatat com a jutge de tennis pel simple plaer de dir “noooo”

[LA PICADA D’ULLET] La paròdia de l’espot del Tricentenari en clau Federalisme, segons Pere Navarro. “Érem? Sóc? Serem?”

[SURREALISTA] El ministre poma que s’emporta tota l’aigua. Per sort l’espècie ja està emigrant cap a Europa.

[NOVETATS de Sant Jordi] “Hosti, encara quedava bròquil. No ho havia mirat bé”, de Jaume Barberà; “Cincuenta sombras del sobiranismo”, d’Alícia Sánchez-Camacho; i “1714 coses per 1714 pàgines de 1714 autors”, un llibre sobre el crack del 29.

[LA CANÇÓ] Greased Lightning, by Espe Aguirre

[Espe] Aparqué en un carril bus
Me di a la fuga
Tiré la moto de un poli
Yo soy la hostia!
Sembré el caos por toda la ciudad
[Mecànics] Qué loca, vaya loca!
[Espe] Y tan ricamente me fui a casa a merendar
[Mecànics] Café con leche y unas madalenas
[Espe] No me van a detener
son ventajas del poder
Y no voy a perder
ni un solo punto del carnet
vaya chollazo
[Mecànics] No, no, no, no, nonononoo
[Espe] Yo no me achanto frente a ninguna autoridad
[Mecànics] Qué huevos, vaya huevos!
[Espe] Vigila la lengua o de machismo te puedo acusar
[Mecànics] Pues ovarios, vaya ovarios!
[Espe] Yo soy así, mío es Madrid
Vete urbano
[Mecànics] No, no, no, no, nonononoo
[Espe] Quien va a correr en coche en San Fermín
[Mecànics] Esperanza, tu Esperanza!
[Espe] Quién va a probar de pilotar un zeppelin
[Mecànics] Esperanza, tu Esperanza!
[Espe] Yo soy así, mío es Madrid
Yo soy así, chula hasta el fin
y siempre impune
[Mecànics] impune, impune, impuneeeee

[EL MEU GAG PREFERIT] Luis de Guindos rememora l’afer Bárcenas, el de suma y sigue… [25/4/14] “Pasión de Populares” el nou serial mexicà protagonitzat (en ordre d’aparició) per Eduardo Mariano, Soraya de los Dolores, Luisito Bárcenas i Esperanza Rigoberta “volveré a la política para chingarte vivo”, hahaaaa.

[PERLA] Al Museu s’acaba d’incorporar el Sobiranistus Smpresarium, que s’amaga quan li fas foto. Un exemplar únic, com els centrals del Barça.

[LES CATALINES] Embogides amb la campanya Catalunya, posa’t guapa. Diu que així no caldrà tanta gent per omplir la V de l’11 de setmebre (i dic jo que de pas també els de la gigafoto ho tindran més fàcil ;)

ZW 388 Recomanacions d’enllaços al servei de la reflexió i l’acció política i social realitzada pel meu amic Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí hi trobareu tots els ZONA WEB.

TimeLine del 15M, una eina col·laborativa de la història del 15M
http://timeline15m.cc

El TimeLine del 15M és una eina col·laborativa de la història del 15M, en la qual tothom està convidat a participar. Permet visualitzar de manera senzilla i fàcil cadascun dels esdeveniments a partir de continguts digitals, i, també, accedir a les dades generades que alimenten la visualització perquè qualsevol persona pugui fer ús. Per participar, només cal omplir el formulari, aportant tants esdeveniments com es vulgui.

La iniciativa ha estat impulsada per Datanalysis15M que vol fer una reconstrucció cronològica de manera oberta, col·laborativa, en xarxa i transmèdia, dels principals esdeveniments i moments que han marcat i segueixen marcant el propi recorregut del 15M, a partir de la intuïció que, gairebé tres anys després, aquest s’ha anat transformant en diferents processos, experiències i esdeveniments que han canviat tot el panorama polític, social i mental del país.

Per a Datanalysis15M, «el 15M són moltes coses; moviments, processos, esdeveniments, climes, estats mentals, eixams, xarxes i moltes altres coses més, i encara que no puguem deixar-lo en un sol adjectiu sí que podem constatar ja la seva complexitat. Des dels seus inicis hi ha hagut múltiples intents d’enterrar el 15M com un fenomen aïllat i puntual de les història dels moviments. Però ha estat sempre el mateix 15M qui ens ha ensenyat que això no ha estat així, tornant a emergir i reinventant constantment a través de noves formes que mantenen un estil comú».

Podeu seguir tota la informació associada a Twitter: @DatanAlysis15m, #Timeline15M


13/04/2014 - El vermut que ens fa més lliures, el d’avui amb @_cafeambllet

Deia Josep Cabayol, de Sicom, fa uns dies a eldiario.es que els grans mitjans de comunicació són propietat del Poder i no només subministren les notícies que els interessen i com els interessen, sinó que volen perpetuar també els seus privilegis i dictar les normes (sempre a favor seu) per les quals s’ha de regir la societat.

Doncs avui l’Albano i la Marta de cafeAMBllet els han donat un ZASCA! en tota la boca… mireu si cal un projecte nou, i si no feia goig la sala de l’Aurea Social on s’ha presentat el mensual que omplirà Catalunya de les notícies que de veritat ens interessen:

image

imageimageimage

Avui, gràcies a la Marta i l’Albano, ens hem cregut més i més que estavem reforçant el pensament crític, que podríem estendre i compartir el que sabíem i els mitjans no volen que es sàpiga, i que podíem aportar a molta gent que no ha creuat la frontera digital, amb el nou cafeambllet que ens presentaven, noves dades per enriquir un debat democràtic que fa tanta falta, i bastir una proposta comuna i plural, informada i amb encert, d’alliberament i de canvi. Com diu en Josep Cabayol, sense el debat lliure de les idees, no hi ha democràcia. I com hem descobert totes plegades fa ben poc, una premsa lliure que treballi per la societat i destapi les corrupcions polítiques, empresarials i de tota mena, és un determinant més de SALUT que cal incorporar als requeriments imprescindibles per poder tenir una vida autònoma, solidària, equilibrada i feliç… Una vida en col.lectiu de persones lliures, lùcides i empoderades, però també tendres i divertides. Com la Marta i l’Albano.

Deia aquest matí la Marta: “Encara que hi hagi dies grisos en els que sembla que tot va massa a poc a poc, el canvi ja ha començat, anem pel bon camí.” Doncs tens raó, Marta, com també la tenia qui llençava una piulada a la xarxa dient que l’Albano, amb la presentació del nou cafeambllet, arrencava rialles i ens enamorava pel projecte. La complicitat a l’Aurea Social no podia ser més gran, i amb gent com la que avui omplia la sala sols es pot anar pel bon camí, i es pot arribar molt lluny. Raons no en falten perquè, com seguia dient en Josep Cabayol, “cal un projecte d’Informació nou. Un projecte sorgit de la ciutadania, sota el control de la ciutadania, és a dir, de tothom i pensat en les necessitats de la ciutadania. Un projecte que deixi en evidència els poders i els impedeixi distribuir les “veritats” prefabricades que tant contribueixen a mantenir l’hegemonia social a favor seu(…)”

Avui totes les persones que hem tingut el privilegi d’assistir a la presentació del cafeambllet mensual, hem tingut molt clar que el vermut més saludable, el que ens ajuda a empoderar-nos, és el que es fa amb cafeambllet. I hem vist també molt clar que amb la Marta i l’Albano feiem un pas més, amb fermesa i encert, cap a una societat millor, de gent més ben informada i més igual, cap a la imprescindible Utopia.



12/04/2014 - La vivienda es fundamental para la salud

Mientras Susana Díaz, la presidenta de la Junta de Andalucía, lanzaba una piedra contra la Corrala Utopía que caía sobre su propio tejado sobre la cuestión de los desahucios y la necesidad de intervenir en favor de las personas sin techo por parte de las autoridades en vivienda (un boomerang que le ha dado en toda la cara), en Barcelona se discutía, en el marco del Palau Rubert de Barcelona, las implicaciones que el acceso a una vivienda -y la calidad de la misma- llega a tener para la salud de las personas.

Así lo constataron la economista y experta en temas de vivienda Carme Trilla, la doctora en Salud Pública y estudiosa de las desigualdades Carme Borrell, el economista y politólogo Joan Subirats y el psiquiatra Josep Ramon, en una mesa redonda organizada por Cáritas Diocesana de Barcelona que moderó la periodista Milagros Pérez Oliva.

image
Esta es la crónica hecha desde la propia organización del acto:

La vivienda es clave para la salud de las personas. Ésta es una de las conclusiones a las que se llegó en la mesa redonda celebrada ayer en el Palau Robert, en el marco de los actos del 70 aniversario de Cáritas Diocesana de Barcelona. Carme Trilla, responsable de la Acción Social de la entidad y una de las ponentes, explicó que “el 86% de las mujeres atendidas por el Servicio de Mediación en Vivienda de Cáritas sufren de depresión y ansiedad”. “En Barcelona, este porcentaje –añadió- es del 17%”. Estos datos se desprenden del informe Hogar, vivienda y salud. Acción y prevención residencial, presentado recientemente por Cáritas.

El estudio constata que el sufrimiento de muchas personas que no tienen un espacio digno donde vivir o que han perdido su casa o están a punto de hacerlo acaba afectando el bienestar de las personas. En este sentido, Carme Trilla recordó que “aproximadamente el 70% de las y de los atendidos por el servicio de mediación presentan mala salud mental”. Este porcentaje es todavía más significativo si tenemos en cuenta que en Barcelona no llega al 15%. Por su parte, Carme Borrell, responsable del Observatorio de Salud Pública de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, resaltó el hecho de que “la salud mental empeora más entre los grupos de personas desfavorecidas que en el resto de colectivos durante la crisis”.

Josep Ramos, doctor en psiquiatría y director de Planificación del Parque Sanitario Sant Joan de Déu, fue contundente: “Las consecuencias de la crisis en la salud mental de los jóvenes será el problema del futuro”. Este colectivo, junto con el de las personas mayores de 45 años, es uno de los más afectados por la crisis que sufre nuestra sociedad. A pesar de la emergencia social que vivimos, la cohesión social todavía es fuerte, hecho que resaltó Joan Subirats, doctor en economía y profesor de la UAB. En este sentido, Subirats ironizó: “Curiosamente, ahora recibo solicitudes desde Dinamarca, de expertos que quieren venir a conocernos para ver cómo lo estamos haciendo para sobrevivir a la crisis”.



12/04/2014 - Manifiesto por la III República en Catalunya

Banderas-republicanas

VIDEO de la presentación del Manifiesto en Barcelona:

MANIFIESTO DE INTELECTUALES POR LA III REPÚBLICA

Han transcurrido treinta y seis años desde que se instauró en España la democracia con una monarquía constitucional como forma de Estado, con un Rey impuesto por el dictador y nunca sujeto a un referéndum de la ciudadanía. Éste fue el principal precio que se pagó en el proceso de Transición de la dictadura a la democracia, al no tener lugar la ruptura democrática y articularse una reforma pactada, bajo la presión ejercida por el Ejército surgido del golpe de Estado de 1936 contra la II República, los poderes económicos y la larga mano de los EE.UU.

La instauración de esta forma de la Monarquía de Juan Carlos de Borbón fue acompañada, además, por la introducción en la Constitución de 1978 de toda una serie de preceptos que configuran a dicha institución con perfiles claramente antidemocráticos. La clave de bóveda de esta grave contradicción constitucional radica en que el artículo 1.2 proclama que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”, y por otro lado el artículo 56, apartado 3, establece que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Flagrante vulneración del principio de igualdad entre todos los españoles que proclama la misma Constitución.

Treinta y cinco años después de aprobada la Constitución que ha regido desde entonces la vida de nuestra sociedad, tenemos la firme convicción de que ha llegado el momento de poner fin a tamaña anomalía. Es evidente que los escándalos de todo orden que han salpicado últimamente a la Casa Real han contribuido a acrecentar la desafección entre la ciudadanía hacia la persona del rey y su familia. Para nosotros, no es una cuestión de personas, sino de la institución monárquica en sí, a la que consideramos obsoleta, anacrónica y contraria a los principios de la democracia, conforme a la cual todos los que nos representan han de ser libremente elegidos por el pueblo, incluido el jefe del Estado.

La profunda crisis que vive hoy nuestro país- no solo económica, sino también política y moral-, recuerda, salvando las distancias temporales que nos separan de aquel periodo histórico, la vivida en las postrimerías de la dictadura de Primo de Rivera, que desembocó en el advenimiento de la II República. La Agrupación al Servicio de la República lanzaba entonces un llamamiento a favor de la instauración en España de un régimen republicano. “La Monarquía de Sagunto”- decía ese llamamiento- “ha de ser sustituida por una República”. Pero, dado que la Monarquía no iba a ceder “tan galantemente”, y el paso a un sistema de poder público solo se rendiría “ante una formidable presión de la opinión pública”, era urgentísimo organizar esa presión, haciendo que “sobre el capricho monárquico” pesase “con suma energía la voluntad republicana de nuestro pueblo”. La Monarquía de hoy, surgida por imposición de un régimen dictatorial y perpetuada por los pactos concertados por los partidos de izquierda con la derecha postfranquista, tampoco es representativa de esa voluntad.

El Manifiesto de febrero de 1931 se proponía movilizar a la ciudadanía para que formara “un copioso contingente de propagandistas y defensores de la República española”. Sus autores llamaban a “todo el profesorado y magisterio, a los escritores y artistas, a los médicos, a los ingenieros, arquitectos y técnicos de toda clase, a los abogados, notarios y demás hombres de ley”. También se refería muy especialmente a la necesidad de contar con ”la colaboración de la juventud”, respecto de la cual se expresaban así: “Tratándose de decidir el futuro de España es imprescindible la presencia activa y sincera de una generación en cuya sangre fermente la sustancia del porvenir”.

Lo mismo que ayer, nuestro llamamiento va también dirigido hoy a los intelectuales- escritores, periodistas, artistas-, a los que desempeñan tareas docentes desde la escuela primaria a la Universidad, a los que ejercen profesiones liberales- médicos, ingenieros, arquitectos, abogados-, a los integrantes de la decisiva comunidad científica, a los que ocupan cargos en la función pública, y, por supuesto, a la clase trabajadora, que fue y sigue siendo la que más soporta el peso de las injusticias y desigualdades del salvaje capitalismo neoliberal. Y, de manera muy particular, a las generaciones jóvenes que no participaron en la discusión y aceptación de la Constitución de 1978, pero cuyas consecuencias padecen como el resto de la sociedad. Porque nosotros también insistimos en que su savia nutra el futuro.

Ha llegado el momento de que los españoles decidamos en plena libertad el régimen que deseamos para España. Por ello, pedimos la convocatoria de un referéndum, en el que se tenga la posibilidad de elegir libremente entre Monarquía o República. En el caso de triunfar esta última opción, se abriría un periodo de Cortes Constituyentes, en el que se elaboraría una nueva Constitución y se procedería después a la convocatoria de elecciones para la formación de un nuevo Parlamento como representante de la soberanía popular. La Constitución que se adopte debería prever las modalidades de elección del Presidente de la República del nuevo Estado, que adoptaría la forma de República federal.

El nuevo Estado no sería aconfesional, como lo es el actual, conforme a la Constitución de 1978, cuyo artículo 16, apartado 3, dice que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, sino laico, como estipulaba el artículo 3 de la Constitución de 1931: “El Estado español no tiene religión oficial”. En él se fomentarán y divulgarán desde la escuela primaria los valores laicos y republicanos.

Desde el final de la Guerra Civil hasta hoy la consigna más falaz esgrimida por los vencedores del conflicto no ha sido otra que repetir machaconamente que tanto la I República, la de 1873, como la II, la de 1931, constituyeron un fracaso que condujo a España a la ingobernabilidad provocada por el desorden. Quienes aún hoy se permiten formular esta opinión o bien tergiversan deliberadamente el significado de las dos experiencias republicanas o son víctimas del lavado de cerebro que desde hace más de dos siglos (1789, Revolución Francesa) han venido persiguiendo los monárquicos volcados en impedir por todos los medios, incluidos los golpes de Estado de los generales Pavía y Franco, la modernización social y cultural que acarrearon las dos experiencias republicanas, la II en particular.

La III República ha de ser la obra de todos los españoles, hombres y mujeres, en un esfuerzo común por dotar a nuestro país de un Estado que esté en consonancia con nuestro tiempo. Una de las mayores preocupaciones de los hombres y mujeres de la II República fue la moralización de las instituciones y de la vida pública degradadas por un sistema, también bipartidista, que desembocó en la primera dictadura militar del siglo XX amparada por el monarca Alfonso XIII. Obviamente, entre las tareas primordiales del nuevo régimen republicano figurará el objetivo de apostar por la igualdad social. También la consecución de un moderno Estado de Bienestar asentado en una fiscalidad progresiva más justa cuyas conquistas sociales hagan pasar a la historia las hasta ahora conseguidas.

La III República no es una quimera, no es una utopía. Es una urgente necesidad de regeneración democrática. Y puede ser una realidad, si todos nos unimos y luchamos juntos por conseguirlo. Sin olvidar las experiencias republicanas del pasado, la III República ha de mirar hacia el futuro.

Para unir tu firma, aquí



11/04/2014 - No, no, no i no!

IMG_9595

El 18 de febrer de l’any 1919, un grup de diputats catalans van fer una proposició al Congrés perquè el Govern espanyol convoqués un referèndum a Catalunya per preguntar al poble català si volia un estatut o no. Recordem que en aquella època hi havia una Mancomunitat de Diputacions Provincials amb unes competències molt migrades. Fem un salt en el temps, van passar molts anys i l’oposició antifranquista en bloc va defensar sempre el dret a l’autodeterminació dels pobles. No hi havia cap partit democràtic que no tingués en el seu programa polític aquest punt. I és clar, tots els partits estaven prohibits, menys un, el Movimiento Nacional. Aquest partit, diuen ara, que és el que ens va portar la democràcia juntament amb el Rei.
L’Assemblea de Catalunya es va constituir l’any 1971 i reclamava l’estatut de Núria com a primer pas per exercir el dret a l’autodeterminació. D’aquest punt la gent no se’n recorda perquè cridàvem “llibertat, amnistia i estatut d’autonomia” i és clar, cridar “com a primer pas per a l’exercici del dret l’autodeterminació dels pobles” és una cosa poc operativa com a eslògan en una manifestació.
Els antifranquistes vam pensar: bé, hem eliminat “Los principios fundamentales del Movimiento Nacional” per una Constitució democràtica firmada mentre ens apuntaven els tancs, els jutges i la policia. També han sortit al carrer tots els presos polítics i tenim l’Estatut de Sau. Un dia o altre votarem les altres coses. Han passat 36 anys i a banda dels dos referèndums pels Estatuts, el de la Constitució espanyola i el de l’europea, només hem votat el de l’OTAN. O sigui hem fet un referèndum real només una vegada en 36 anys! Quina democràcia més madura que tenim!
Ara no es planteja ni això, es planteja la possibilitat que el govern espanyol ens deixi fer una consulta per tal de veure què volem els catalans. La resposta és no, no.
Però eixamplem el marc de visió. Crec que estaria bé fer un referèndum per si volem una monarquia o una república. També ens dirien que no, no. Si proposéssim un referèndum sobre si volem retallades, ens dirien no, no. Si en proposéssim un sobre que les multinacionals paguin l’impost de societats aquí, ens dirien no, no. Si en féssim un sobre limitacions dels sous dels executius, dirien no, no. També es podria plantejar nacionalitzar part de la banca, ens dirien no, no. Un altre per rescatar els hipotecats en comptes dels bancs, dirien no, no.
En tots aquests casos la ciutadania, si pogués votar, en un 70% ho faria a favor dels temes plantejats. No hi ha només un problema amb els catalans, hi ha fonamentalment un problema de qualitat democràtica en el regne d’Espanya.



10/04/2014 - El juicio de la Audiencia Nacional del 15M en Barcelona

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 10 de abril de 2014

Este artículo critica la cobertura mediática de los juicios de la Audiencia Nacional en contra de algunos de los miembros del movimiento 15M que se extralimitaron en su comportamiento, en un acto propiamente democrático y de desobediencia civil que consistió en rodear el Parlament de Catalunya en un día en el que se iban a aprobar unos presupuestos que iniciaban las políticas de recortes en Catalunya.

El juicio contra algunos indignados, miembros del 15M, que se excedieron en su presión a los parlamentarios, dificultando su acceso al Parlament, es un acto desmesurado y profundamente represivo. Me estoy refiriendo al juicio llevado a cabo por el juez Fernando Grande-Marlaska, de nada menos que de la Audiencia Nacional, contra 20 miembros del movimiento 15M imputados por dificultar el acceso de los parlamentarios al edificio del Parlament, el día que se iban a aprobar los presupuestos de la Generalitat, los cuales iban a incluir gran número de medidas que perjudicarían, como han perjudicado, a las clases populares de Catalunya.

Aquel día, el movimiento 15M había convocado una serie de actos en el Parc de la Ciutadella, donde está el edificio del Parlament, para protestar por la aprobación del presupuesto que estaba programada que se realizaría aquella mañana. La gran mayoría de actos programados no fueron permitidos por los Mossos d’Esquadra, la policía dependiente de la Generalitat de Catalunya, siendo reprimidos por parte de este cuerpo policial. El objetivo de la manifestación de los indignados era protestar por el comportamiento de la mayor parte del Parlament, que iba a realizar un acto no solo impopular, sino de cuestionable legitimidad democrática, pues los recortes que se iban a realizar (y que los indignados querían denunciar) en el presupuesto que iba a aprobarse no estaban en los programas electorales de los partidos gobernantes en Catalunya.

Parte de esta protesta consistía en un acto de desobediencia civil, un acto pacífico, que fuera visible, tuviera impacto mediático y permitiera dar visibilidad a dicha acción. En contra de lo que algunos tertulianos y medios conservadores han acentuado, el derecho de desobediencia civil (un derecho y exigencia moral, más que un derecho legal) es parte de la tradición democrática. Si la persona negra, la Sra. Rosa Parks, no hubiera desobedecido la ley que la forzaba a sentarse en el asiento de atrás de un autobús y si Martin Luther King y el movimiento de liberación negro no hubieran seguido su ejemplo, con miles de campañas de desobediencia a leyes que consideraron injustas, EEUU no habría nunca tenido un presidente negro.

La justificada desobediencia civil

Las democracias se han enriquecido cuando algunos movimientos han cuestionado la moralidad de leyes que estaban en contradicción con el espíritu y cultura democráticos, que el establishment político y mediático de un país utilizaba retóricamente, a la vez que violentaba su espíritu. Y en muchos países, un acto de desobediencia civil ha sido dificultar y obstaculizar la práctica parlamentaria. En realidad, en las mismas fechas en las que se ejercía la presión sobre los parlamentarios en Catalunya, había manifestaciones casi a diario que impidieron al Parlamento del Estado de Wisconsin reunirse para aprobar el presupuesto (acto que se realizó incluso con la complicidad del Partido Demócrata, que estaba en la oposición). Ver qué ocurrió en Wisconsin y compararlo con la respuesta del establishment catalán aquí en Barcelona muestra lo enormemente desmesurado y exagerado de la respuesta de aquí.

La gran mayoría de los que estaban en la manifestación de Barcelona no agredieron a los parlamentarios y no realizaron ningún acto de violencia, como han reconocido bastantes parlamentarios. Aquellos pocos que lo hicieron, serán sancionados, lo cual es lógico, razonable y predecible. Pero hay que subrayar que incluso en los pocos casos que así ocurrió, las penas que se están proponiendo no tienen como objetivo intentar alcanzar la justicia, sino establecer un precedente, penalizando con hasta cinco años de prisión, para que ningún otro indignado participe jamás en ninguna protesta frente al poder político (pues de esto se trata en este juicio). Esto se hace con toda pompa y visibilidad mediática para que sirva de escarmiento y  todo ello en manos de la máxima autoridad del país: la Audiencia Nacional. Es un juicio al movimiento 15M, sin más, para que escarmienten. Y esto no es ni lógico, ni racional, ni debería ser predecible, pues jamás este tipo de tribunales de la Audiencia Nacional debieran juzgar este tipo de hechos.

Una última observación. He escrito extensamente acerca de que los movimientos sociales contestatarios tienen que disciplinarse, expulsando a los individuos violentos que hacen un enorme daño al movimiento. La violencia es profundamente reaccionaria, pues siempre se utiliza para desacreditar a dichos movimientos, como ocurrió el 22M (y en muchas otras ocasiones antes). Los violentos hicieron un flaco favor al movimiento. Ahora bien, nada de esto ocurrió delante del Parlament (ninguna persona fue herida, como ocurrió el 22M). Que haya sanciones a las gamberradas que se hicieron (que fueron muy pocas) me parece bien. Pero las sanciones son totalmente desproporcionadas y desmesuradas, tal como ha indicado el parlamentario Ernest Maragall. Una pintada en una gabardina (como máxima expresión de violencia) no puede justificar las sanciones de varios años que se están considerando. En EEUU no hubo ninguna detención a los manifestantes enfrente del Parlamento de Wisconsin y las multas no pasaron de 50 dólares. Y esto a pesar de que el gobernador del estado era del Tea Party, la ultraderecha en Estados Unidos. ¿Va a ser la justicia española más dura e injusta que la que exigió el Tea Party en EEUU?

Ver artículo en PDF


09/04/2014 - Las causas del enorme desempleo y la baja ocupación en la Unión Europea

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital NUEVA TRIBUNA, 3 de abril de 2014

Este artículo analiza algunas de las causas más importantes del enorme desempleo y baja ocupación en la UE.

Uno de los hechos que está ocurriendo en la Unión Europea es (además del muy preocupante elevado desempleo) el descenso del empleo, es decir, del número y porcentaje de personas que trabajan. Este problema alcanza su máxima expresión en los países llamados periféricos de la eurozona, tales como España, Portugal, Irlanda, y Grecia, pero no se limita a ellos. En la mayoría de países de la eurozona, el sistema económico no produce suficientes puestos de trabajo. Y esta es la principal causa de que existieran nada menos que 27 millones de parados en la Unión Europea en 2013.

El mayor problema, sin embargo, es que este elevado desempleo y falta de creación de empleo es, en gran parte, resultado directo de las intervenciones promovidas por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, conjunto conocido como la Troika. Las políticas de austeridad, con recortes del gasto público y del empleo público, la desregulación del mercado orientada a reducir los salarios, y la ayuda de estas instituciones al capital financiero, que quiere decir predominantemente la banca, han jugado un papel clave en reducir el nivel de vida de las clases populares. Han limitado su capacidad adquisitiva, disminuido la demanda y reducido la actividad económica y la producción de empleo, además de aumentar la pobreza y la miseria.

Especial mención debería hacerse de la ayuda a la banca, que ha tenido un efecto muy negativo para la creación de empleo. Esta ayuda tendría que haber servido para ofrecer crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias. Pero esta ayuda no ha servido para tal fin, sino para aumentar los beneficios de la banca, beneficios que ha conseguido a base de comprar deuda pública a unos intereses elevadísimos (que han restado fondos a los Estados para crear empleo) y también de inversiones financieras en fusiones de grandes empresas (que tienen como consecuencia la destrucción de empleo) y otras actividades especulativas, que restan en lugar de sumar puestos de trabajo. En realidad, hay una relación directa entre el tamaño del sector financiero, la actividad especulativa en la economía y la limitada producción de puestos de trabajo (ver Frank Roels “What Hope Is There For The 27 Million Unemployed in Europe?”, en Social Europe Journal, 27.03.14).

Frente a esta situación, la propuesta que deriva sobre todo de economistas liberales de que la principal necesidad en este momento es la de invertir en educación y formación es dramáticamente insuficiente. En una de sus presentaciones semanales en Catalunya Ràdio, en el programa de Mònica Terribas, el “economista de la casa”, como lo llama TV3, el Sr. Sala i Martín, subrayaba que la solución era una nueva educación en la que se enfatizara la cultura emprendedora entre la juventud. Independientemente de la necesidad de promocionar este tipo de cultura, el hecho es que, sea la cultura que sea, su impacto será mucho menor en la creación de empleo, pues esta postura asume que el desempleo se debe a la falta de adaptación de la persona a los supuestamente abundantes puestos de trabajo. Y ello no es así. En realidad, en la Unión Europea hay solo dos millones de puestos de trabajo que están sin ocupar, lo cual representa una cifra mínima del número de puestos de trabajo que se necesitarían para que dejara de haber desempleo (27 millones).

El comportamiento ilegal de la Comisión Europea y del BCE

Ello no implica que no deba hacerse una reforma profunda en el sistema educativo, aun cuando no creo que el punto central debiera ser la necesidad de estimular lo que se llama la actividad emprendedora, que quiere decir, por regla general, empresarial. La función de la educación debería ser, no crear empresarios, sino ciudadanos. Lo que la Comisión debería hacer son, como la Confederación Europea de Sindicatos ha indicado, unas inversiones masivas para crear empleo en áreas importantes, que van desde la infraestructura humana a la física, cultural y ambiental, con una gran expansión de las inversiones en el cuidado y atención a las personas y a la población. Pero ello no ocurrirá a no ser que haya un cambio político muy significativo en el sistema de gobierno de la UE y de la eurozona.

Hoy, la gobernanza de la UE y la eurozona está dominada por instrumentos políticos próximos, sobre todo, al capital financiero. De ahí el protagonismo del BCE, que, como lobby de la banca, ha intervenido en áreas que, por cierto, no son de su competencia, promoviendo las políticas de austeridad. Por fin, el Parlamento Europeo (PE) ha cuestionado y denunciado al BCE por intervenir en áreas ajenas a su función. Pero más importante aún es el informe Andreas Fischer-Lescano, profesor de Derecho y Política Europeos de la Universidad de Bremen (informe que fue encargado por la Confederación Europea de Sindicatos), en el que detalla cómo la Comisión Europea y el BCE han violado sistemáticamente la legislación vigente en la Unión Europea, incluyendo la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, un texto legal que debe respetarse –y que no es respetado por la Comisión Europea y el BCE. Lo que está ocurriendo con la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea es lo mismo que ocurre con la Constitución Española, que se utiliza constantemente para imponer sacrificios en defensa de la propiedad, olvidando otros que –supuestamente, garantizan derechos sociales y laborales– son papel mojado.

En defensa de los sindicatos

Una última observación. Existe hoy en la Unión Europea una movilización antisindical patrocinada y promovida por la banca y la gran patronal en cada país de la UE y a nivel del establishment europeo (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Consejo Europeo), altamente influenciado por el capital financiero. Esta avalancha alcanza su máxima expresión en los países llamados “periféricos”, tales como España, Grecia y Portugal, donde el ataque antisindical es masivo. Hoy estamos viendo una demonización de los sindicatos, a los cuales se presenta como responsables de toda una serie de daños, incluido el elevado desempleo. Se argumenta que su defensa de los contratos fijos está dificultando la contratación de nuevos trabajadores, siguiendo las teorías insiders versus outsiders que he criticado extensamente en mis trabajos mostrando la carencia de evidencia científica que las apoye. Pero últimamente esta demonización ha incluido una campaña de desprestigio, intentando mostrar a los sindicatos de clase como corruptos, resultado de unos juicios altamente politizados que tienen como objetivo destruirlos. Y los medios, la gran mayoría de persuasión conservadora y neoliberal (altamente dependientes de la banca para su financiación), juegan un papel clave en esta promoción, ignorando que, en términos comparativos, los datos muestran que los sindicatos de clase son mucho menos corruptos que la gran patronal, los partidos políticos, la banca o las grandes familias y/o fortunas.

Esta campaña llega al nivel de ataques personales como, por ejemplo, en contra de Cándido Méndez, el Secretario General de la UGT (una de las voces más combativas y contundentes en el mundo sindical), ataques que han alcanzado niveles deleznables y a los cuales sectores de algunas izquierdas sectarias han añadido su voz. La causa real de este ataque feroz en contra de los sindicatos ha sido y continúa siendo su defensa de los trabajadores y su excelente labor en defensa del Estado del Bienestar de todos los españoles. El gran capital, con la ayuda de sus medios, es consciente de que para conseguir lo que desea necesita inhabilitar e incluso destruir el movimiento sindical. Y lo están intentando con la ayuda de gran parte de los medios, financiados por préstamos de la banca. Así de claro.

Ver artículo en PDF


08/04/2014 - Las dos Españas: la monárquica y la republicana

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 8 de abril de 2014

Este artículo señala la existencia de dos visiones de lo que es España. Una está reflejada en el Estado monárquico actual. Otra, apoyada históricamente por las izquierdas, era el Estado republicano, que tenía otra concepción más democrática, plurinacional y solidaria que el Estado actual.

En España siempre ha habido, a lo largo de su historia, dos concepciones de España. Una, la España de siempre, continuadora de la España imperial, basada históricamente en la Corona de Castilla (lo que explica que la lengua oficial de España sea el castellano), con una visión jacobina del Estado, dominado este por la Monarquía, el Ejército, la Iglesia y los poderes fácticos –económicos y financieros– que dominan la vida económica y política del país. Esta España, centrada en Madrid, la capital del reino, es la que ha tenido y continúa teniendo como himno la Marcha Real, y como bandera la bandera borbónica. Su jefatura ha ido variando de monarcas a dictadores, y de dictadores a monarcas. Su Estado nunca ha respetado la plurinacionalidad de España. Un indicador de esta visión de España se conserva todavía en su sistema de transporte ferroviario, de claro carácter radial.

Ni que decir tiene que esta España ha ido variando con el tiempo y cambios notables han tenido lugar durante el periodo democrático como resultado de la influencia de los partidos democráticos y, muy en particular, de los partidos de izquierda, que han podido imprimir su propia marca democrática. Estos cambios, sin embargo, no han sido suficientes para hablar de ruptura con el Estado anterior, máxima expresión de aquella visión de España (ver mi artículo “No hubo ruptura durante la Transición”, Público, 20.03.14). Decir esto no quiere decir que el Estado democrático sea una mera continuación del Estado dictatorial (como se interpreta maliciosamente la observación de que no hubo una ruptura con el régimen anterior durante la Transición). Pero la evidencia muestra claramente que el Estado y su aparato tenían y continúan teniendo muchísimos elementos heredados del régimen dictatorial anterior, y que, obviamente, condicionaron y continúan condicionando en gran manera las políticas públicas del sistema político actual.

La otra visión de España es la republicana y pluricéntrica, que apareció (sin nunca poder desarrollarse), en sus inicios, sobre todo durante la II República, y que ofrecía el potencial de posibilitar otra España, una España más democrática, poliédrica, policéntrica y no radial, laica, plurinacional y federal. Ni que decir tiene que la II República no fue la máxima expresión de esta otra España. Pero sí que permitía poder desarrollar otra vía distinta a la visión de la España uninacional y radial. Esta otra visión apareció en los programas de la futura España democrática de la mayoría de los partidos de izquierda, incluido el PSOE, en la clandestinidad. Así, el PSOE tenía en su programa el establecer una España federal, en la que cada nación tendría el derecho de autodeterminación (lo que ahora se llama derecho a decidir), definiendo el tipo de articulación con el Estado español que deseara. Este respeto a la plurinacionalidad del Estado era una característica de las izquierdas.

De ahí que el PSOE, en una fecha tan reciente como octubre de 1974, subrayara en el Congreso de Suresnes que “la definitiva solución del problema de las nacionalidades y regiones que integran el Estado español parte indefectiblemente del pleno reconocimiento del derecho de autodeterminación de las mismas, que comporta la facultad de que cada nacionalidad y región pueda determinar libremente las relaciones que va a mantener con el resto de los pueblos que integran el Estado español” (Resolución sobre nacionalidades y regiones). Y más tarde, en el 27 Congreso del PSOE en diciembre de 1976, se aprobó que “el Partido Socialista propugnará el ejercicio libre del derecho a la autodeterminación por la totalidad de las nacionalidades y regionalidades que compondrán en pie de igualdad el Estado federal que preconizamos… La Constitución garantizará el derecho de autodeterminación”, manteniendo que “el análisis histórico nos dice que en la actual coyuntura la lucha por la liberación de las nacionalidades… no es opuesta, sino complementaria con el internacionalismo de la clase trabajadora”.

¿Qué pasó durante la Transición?

Pero este compromiso desapareció durante la Transición, y ello como resultado, en parte, de las presiones de la Monarquía y del Ejército. De ahí que la Constitución hable de España como la única nación, asignando al Ejército (que era sucesor, en aquel momento, del Ejército golpista que había realizado el golpe militar para evitar, entre otras cosas, el establecimiento de la plurinacionalidad de España) la misión de garantizar su unidad. Creer que la Transición fue modélica y que fue el producto del pacto entre iguales es de una inmensa frivolidad. Las derechas, herederas de los vencedores de la Guerra Civil, controlaban todas las ramas del Estado y la gran mayoría de los medios de información, mientras que las izquierdas acababan de salir de la clandestinidad. No era posible que fuera un pacto consumado entre iguales. Y no lo fue. Las derechas dominaron el proceso y el producto que este determinó: una democracia muy limitada que no resolvió el enorme retraso social de España (hoy España continúa teniendo uno de los gastos públicos sociales por habitante más bajos de la UE-15) ni tampoco resolvió su problema nacional.

Repito, para que no haya malentendidos, que durante el periodo democrático, y muy en especial durante la época de gobierno del PSOE, hubo un adelanto de gran valor e intensidad, sin que ello significara, sin embargo, una ruptura con el aparato del Estado anterior. Al no haber ruptura, se permitió que los grupos financieros y económicos, así como los establishments conservadores, continuaran siendo dominantes en las instituciones del Estado. La evidencia existente de ello es robusta y clara. Es este dominio del Estado por parte de las fuerzas conservadoras lo que explica la enorme subfinanciación del Estado del Bienestar. Y el tema nacional continúa sin resolverse. Es cierto que el Estado ha sido descentralizado en las CCAA, estableciéndose el Estado de las Autonomías, pero este Estado no ha resuelto el tema nacional. Su “café para todos” no es, como a veces se afirma, una forma de federalismo. Todo lo contrario, diluye, cuando no niega, la plurinacionalidad del Estado. Es más, aun cuando las CCAA significaron una descentralización, el Estado continuó siendo de una normativización muy centralizada. Referirse, pues, al Estado español como un Estado federal no se corresponde con la realidad. He vivido en varios países federales y España no es como uno de ellos.

Valga añadir que otra consecuencia del dominio conservador en el aparato del Estado ha sido la limitadísima democracia existente en el país, que se refleja tanto en la escasa proporcionalidad del sistema electoral (que sistemáticamente favorece a los territorios conservadores), como en las escasísimas posibilidades de favorecer otras formas de participación democrática, tales como referéndums y otras expresiones del derecho a decidir, tanto a nivel central como autonómico y municipal. La democracia española es claramente de baja calidad, lo cual se refleja, por ejemplo, en su abundante corrupción, inmunidad y escasa transparencia.

La situación en Catalunya: separatismo o redefinición de España

Por extraño que parezca, en Catalunya el separatismo, en cuanto al deseo de establecer una Catalunya independiente de España, ha sido siempre un sentimiento minoritario. ERC, por raro que parezca, no fue un partido independentista hasta hace poco. Y el President Companys, que fue ministro del gobierno republicano español, quería establecer un Estado catalán dentro de una federación española. La casi totalidad de las izquierdas catalanas (y las españolas) eran federalistas, no separatistas. Fueron las derechas y algunas voces de las izquierdas nacionalistas españolistas las que, intolerantes frente a cualquier otra visión de España que no fuera la suya, definieron a esas fuerzas políticas como separatistas o incluso anti España. Muchos de estos supuestos separatistas tienen banderas españolas republicanas y banderas catalanas en su tumba. Lo sé porque tengo familiares entre ellos. Murieron por Catalunya y por otra España distinta de la que tenemos. Por cierto, quiero aclarar que utilizo el término españolista de la misma manera que en Catalunya se utiliza el término catalanista. En ningún caso, la utilización de este término tiene una voluntad peyorativa. No utilizo el término español porque considero que a los que el establishment españolista define como nacionalismos periféricos o catalanistas son tan españoles como el españolista cree ser. La monopolización de España por el nacionalismo españolista es una de las raíces del “problema español”, que se relativiza llamándole el “problema catalán”.

De ahí que la gran mayoría de las izquierdas catalanas fueran siempre auténticamente federalistas. Y así lo habían sido las izquierdas españolas hasta que vino la Transición, que cambió su postura. Ello creó claras tensiones entre el socialismo catalán y el español. El primero quería una España policéntrica y no radial, que respetara el carácter nacional de Catalunya –es decir, que se la considerase como nación. El tripartito reflejó claramente esta postura en el Estatuto que promovió. Y ello no fue debido a la alianza con ERC (que había dejado de ser federalista y que se opuso al Estatuto de Catalunya), sino a la presión del PSC y de los herederos del PSUC (esta última siendo la fuerza política que mejor conjugó la lucha de clases con la lucha nacional). Fue el President Maragall (que siempre tuvo muy mala prensa en el establishment radicado en la capital del Reino) el que introdujo el Estatuto que representaba, en su versión original, la postura alternativa y distinta a la España radial. La respuesta de la dirección del PSOE fue decepcionante. Incluso se insultó al President Montilla y a una de las dirigentes socialistas más populares (Manuela de Madre), presentándolos como contaminados por el nacionalismo catalán. Tras esta respuesta estaba la defensa acérrima del nacionalismo españolista, que es el más fuerte, dominante y asfixiante de todos los nacionalismos existentes en España, y que incluso niega ser nacionalista. Los “cepillados” para adaptar el Estatuto a la sacrosanta Constitución y el veto de sus elementos clave por parte del Tribunal Constitucional del Estado español, eran el indicador para muchos catalanes de que Catalunya nunca alcanzaría a tener la personalidad deseada dentro del Estado español. El enorme crecimiento del independentismo en Catalunya explica el redescubrimiento del federalismo por parte del PSOE, proponiéndose un tipo de federalismo tardío e insuficiente.

Añádase a ello el sinnúmero de artículos en los medios del establishment español, centrado en Madrid, que constantemente insultan a las fuerzas soberanistas, algunas independentistas y otras no, definiéndolas como “insolidarias”, “victimistas”, “egoístas” y una larga retahíla de epítetos que muestran su grado de insensibilidad. Por lo visto, quejarse del enorme centralismo del sistema de transporte, o de que todas las instituciones del Estado central español estén en Madrid, o de que se necesite el permiso del ministerio para aprobar asignaturas en un programa docente, se presentan, predeciblemente, como características del “victimismo”. Y así un largo etcétera.

El hecho más llamativo de lo que ocurre en Catalunya

De ahí el creciente hartazgo en Catalunya. El fenómeno más llamativo hoy en Catalunya es el número creciente de personas que se sienten españolas y de izquierdas que no creen que el Estado español tenga la capacidad de transformarse en un Estado auténticamente democrático y federal, con una democracia auténticamente representativa y participativa, con amplias formas de democracia directa, como referéndums, con una política fiscal progresiva, y con un Estado social más desarrollado que el que tiene. Y de ahí que muchos de ellos votarían hoy por la independencia de Catalunya.

Por cierto, que este rechazo y hastío se da también en España, donde el 82% de la población no cree que el Estado los represente. El famoso eslogan “no nos representan” del movimiento 15-M está ampliamente asumido por la mayoría de la población española. De ahí que haya una gran simpatía y afinidad a los dos lados del Ebro en su lucha para cambiar profundamente Catalunya y España. Ayuda a ello el hecho de que la gran mayoría de catalanes no son antiespañoles. El grupo mayor de los distintos grupos que se definen por su identidad son los catalanes que se sienten también españoles. Pero desear (como lo desea la gran mayoría de la población que vive en Catalunya) el derecho a decidir para Catalunya no es ser antiespañol, como maliciosamente se presenta en gran parte de los medios. En realidad, uno de los aspectos más novedosos e importantes es la creciente movilización de la otra España, la España republicana, tan bien expresada en las excelentes Marchas de la Dignidad, donde ciudadanos de a pie de todos los pueblos de España (la España real, en oposición a la España oficial) expresaron su rechazo a este Estado (ver mi artículo “Las necesarias Marchas de la Dignidad”, Público, 25.03.14).

Ahora bien, como resultado de estas movilizaciones estamos viendo cambios muy significativos, de una enorme importancia, tales como que la tercera fuerza parlamentaria en las Cortes Españolas, Izquierda Unida, haya apoyado el derecho a decidir de la población en Catalunya, mostrando su coherencia con la postura de las izquierdas españolas, coherencia que no se ha dado en el PSOE. Esta situación (de que IU haya apoyado el derecho a decidir) ha desconcertado también a aquellos sectores del independentismo catalán hegemonizados por las derechas, que siempre presentan la cara antipática de España, siendo los portavoces de las derechas españolas más visibles en la televisión pública catalana TV3 que no las voces de las izquierdas (a la izquierda del PSOE). En realidad, las posturas de las direcciones del PP y del PSOE están facilitando el voto de respuesta, el independentismo.

Los errores de algunas izquierdas

Una última observación. Creerse que el movimiento popular demandando el derecho a decidir es resultado de una campaña de la derecha catalana para ocultar sus políticas regresivas es no entender lo que ha estado ocurriendo en Catalunya y en España. No hay duda de que el gobierno catalán así lo intenta. Pero el movimiento surgió mucho antes, precisamente durante el tripartito, y continuará mucho después. En realidad, el sentimiento de empoderamiento que le ha dado a la población el éxito de las manifestaciones explica que en caso de que el President de la Generalitat cediera y no convocara la consulta, quedaría desbordado por este movimiento, un movimiento que se está radicalizando, pues lo que le mueve cada vez más es cambiar Catalunya también. Y es ahí donde las izquierdas catalanas deberían presentarse como lo que son, como las auténticas defensoras de Catalunya, es decir, de las clases populares de Catalunya, mostrando la falta de credibilidad de las derechas catalanas cuando se presentan como las grandes defensoras de Catalunya, llevando a cabo políticas sumamente dañinas para esas clases populares. Pero esta labor constantemente se ve dificultada cuando las izquierdas españolas continúan estancadas en su visión españolista de España (habiendo abandonado sus raíces), dificultando la redefinición del Estado español para representar mejor a la España real. Dejar a las derechas la defensa de la soberanía de Catalunya es, llámese como se llame, un enorme error político y una renuncia a sus antepasados, pues fueron las izquierdas las que siempre lucharon en Catalunya y en España para que todas las naciones y los pueblos pudieran estar juntos voluntariamente y no por imposición. Si las izquierdas en España no dejan que la ciudadanía vote en una consulta, se disparará más y más el independentismo, alejándose del socialismo.

Un tanto parecido ocurre en España. Dejar a las derechas que se presenten como sus defensoras, monopolizando el concepto de España (que históricamente ha dañado tanto a todos los pueblos y naciones españoles), es un tremendo error, pues la España real, la España de las clases populares, de la pluralidad de naciones dentro de un Estado común, resultado de una voluntad libremente expresada por sus distintos pueblos, es la España que las izquierdas siempre defendieron. Negarlo es darle a la derecha un poder extraordinario.

Y una última petición. Los ánimos en España y en Catalunya están muy agitados y es casi imposible tener una conversación sin sarcasmos, insultos o notas ofensivas. Creo que, a lo largo de mi vida, he mostrado mi compromiso con Catalunya y con la España republicana, que heredé de mis antepasados. Defender esta postura, distinta a la ortodoxia, me ha significado una enorme avalancha de ofensas. La clara falta de cultura democrática en nuestro país hace difícil sostener puntos de vista distintos a los que se suponen oficiales. Pero invito a las izquierdas y fuerzas progresistas españolas a que consideren que hay muchas maneras de entender España, y creo que las que han sostenido los equipos dirigentes del PSOE durante muchos años dificultan el desarrollo del socialismo en aquellas partes del país que siempre fueron su granero. El federalismo que promueven tiene que estar basado en la decisión de los distintos pueblos y naciones de España sobre qué relación desean tener entre ellos. Es lo que llamaron en épocas anteriores y en sus programas autodeterminación y que ahora se llama derecho a decidir. Oponerse a este es continuar reproduciendo la visión de España que ha sido tan asfixiante para las clases populares de los distintos pueblos y naciones que ellos consideran periféricos. Así de claro.

Ver artículo en PDF


07/04/2014 - El racismo del nacionalismo españolista

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 1 de abril de 2014

Este artículo muestra el racismo que imbuye al nacionalismo dominante en España, que es el españolista, el único nacionalismo que no se define como tal.

Una de las características de los establishments políticos y mediáticos españoles, centrados en la capital del Reino, Madrid, es definir como nacionalistas a aquellos movimientos o partidos periféricos (basados en Catalunya, en el País Vasco o en Galicia) que consideran a sus comunidades como naciones. Los autores pertenecientes a estos establishments nunca se definen como nacionalistas, reservando dicho término para definir a los movimientos y partidos de la periferia del país, pero nunca para aquellos asentados en el centro.

Esta situación no deja de ser paradójica, pues tales establishments enfatizan que España sí que es una nación, y que es además indivisible, negando que haya ninguna otra nación en el país. A lo máximo a lo que se llega es a admitir (como lo hace la Constitución Española) que hay nacionalidades, que es la versión “light” de nación, comparable a región, utilizándose los mismos términos –nacionalidad y región– de una manera casi intercambiable. Esta visión convierte al nacionalismo españolista –que es el producido y reproducido en los establishments políticos y mediáticos basados en Madrid– en un nacionalismo exclusivista, considerado por los nacionalismos periféricos, con razón, como asfixiante. En realidad, este nacionalismo españolista es el más fuerte y dominante en la cultura política y mediática del país. Oír a un José Bono o a un Fernando Savater, por ejemplo, autodefinirse como no nacionalistas es abusar del lenguaje. Ambos son, en realidad, profundamente nacionalistas. Es más, el nacionalismo españolista ha sido el más racista de todos los nacionalismos que hayan existido en España, un racismo definido más por características culturales y religiosas que por propiamente étnicas. Por cierto, no utilizo el término españolista como insulto, como tampoco considero un insulto utilizar el término catalanista, ampliamente utilizado en Catalunya por las opciones políticas que se definen como tales, sin ningún perjuicio.

En realidad, la nación española se creó con los Reyes Católicos, con la expulsión de los judíos y los musulmanes, y con la conquista militar de las Américas, conquista que se presentó como la misión civilizadora de un imperio, identificado con una raza. De ahí que el día del descubrimiento de aquel continente por parte de las fuerzas lideradas por Cristóbal Colón pasara a conocerse durante muchos años como el Día de la Raza.

Se me dirá, con razón, que todos los imperios se basaron en un concepto racial. Y, por lo tanto, el Imperio español no fue una excepción. Pero la gran diferencia en el caso del Imperio español es que los herederos de aquel imperio nunca han reconocido (con contadísimas excepciones) este hecho, y todavía menos han pedido perdón por la victimización de otros grupos (también llamados razas) que la supuesta raza española realizó. El Estado español nunca ha pedido perdón a los judíos o musulmanes que fueron asesinados o expulsados de España, ni a las poblaciones indígenas que fueron eliminadas por los conquistadores españoles. Que ni siquiera se le haya ocurrido al Estado español pedir perdón es simplemente porque nunca ha considerado que hiciera nada reprochable o inmoral, pues la Iglesia Católica siempre ha aprobado tal victimización, presentándola como civilizadora de las víctimas.

El necesario antiimperialismo no ha surgido todavía en España

Desde hace ya décadas ha habido en varios países con pasados imperialistas, como el Reino Unido y Francia, movimientos y voces críticas que han cuestionado la idealización de aquellos imperios, mostrándolos como lo que fueron: un gran pillaje a otros pueblos, cuyo conocimiento debería generar deshonor a aquellos países. Y en EEUU, por ejemplo, el Congreso admitió y pidió disculpas por el genocidio realizado por el Estado federal contra las poblaciones indígenas. Hay un sano surgimiento de una crítica antiimperialista en un número creciente de países. Pero no en España.

A lo máximo a lo que se ha llegado es a permitir a los judíos expulsados de España que recuperen (sus sucesores) la nacionalidad española. El Edicto de Expulsión (conocido como el decreto de la Alhambra) del 31 de marzo de 1492 ordenó a los judíos convertirse al catolicismo o ser expulsados de España. No fue hasta el año 2012 que se permitió la recuperación de la nacionalidad a los herederos de aquellos que escogieron irse, bajo condiciones muy limitadas que serían eliminadas muchas de ellas por la propuesta que acaba de hacer el Ministro de Justicia, Sr. Gallardón.

La lentitud en el reconocimiento de una injusticia por parte del Estado español (sin que se acompañara de una disculpa) ha sido remarcada por el Presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos, el cual ha indicado, con ironía, que tal admisión de error de un hecho cometido en 1492 “ha sido un poquitín lenta, aunque es mejor que se haga ahora que nunca”. Por lo visto, la embajada española de Tel Aviv y el consulado de Jerusalén, en Israel, han sido invadidos por solicitudes.

Ahora bien, el racismo del nacionalismo español es selectivo, pues no hay que olvidar que los musulmanes fueron también obligados a convertirse o bien fueron expulsados (entre 275.000 y 350.000). Y nada se ha dicho de ellos. Ni que decir tiene que ninguna medida se ha tomado para facilitar la recuperación de la nacionalidad española a los herederos de las familias musulmanas expulsadas. Cuando el ministro Gallardón presentó su propuesta de invitación a los sucesores de los judíos expulsados a reintegrarse a España, lo hizo para enviar el mensaje al mundo de que “reflejaba la realidad de España como una sociedad abierta y plural”. Pero, por lo visto, eso no atañe a las familias musulmanas que también fueron expulsadas de España. Como es lógico, la Junta Islámica se ha quejado de que “esta discriminación sigue unos criterios racistas” (citada por Faisal Kutty en su excelente artículo “Sapin’s Apology”, publicado en Counterpunch, 24.03.14, del cual extraigo la mayoría de datos y citas).

Esta situación debería dar pausa y reflexión a aquellos autores nacionalistas españolistas (que niegan ser nacionalistas) y que continuamente publican críticas de todo tipo, incluyendo de racismo, contra los nacionalistas periféricos. Sería deseable que fueran más autocríticos y que reconocieran que el racismo de su nacionalismo ha sido el más acentuado y el que ha tenido unas consecuencias más violentas de todos los nacionalismos existentes en España. Así de claro.

Ver artículo en PDF


07/04/2014 - Conferencia del Profesor Navarro en Sabadell

El Profesor Navarro dará una conferencia el día 8 de abril, a las 7 de la tarde, titulada “En defensa de l’Estat del Benestar”, en el Casal Pere Quart de Sabadell, en la Rambla, 69, patrocinada por el Procés Constituent Sabadell y la Universitat Popular de Sabadell.


06/04/2014 - Jaume Collboni, candidat socialista a l’alcaldia de Barcelona

scoopit_mi_petitAvui l’actualització del meu Diari a Internet recull els articles sobre diverses qüestions que han estat presents en el debat públic d’aquesta darrera setmana. Us recordo un cop més que gairebé cada dia recomano articles d’interès a través del meu Scoop.it i també els hi dono difusió a través del meu compte a Twitter, del meu perfil i pàgina a Facebook, i en el recopilatori Alternatives.

Abans de proporcionar-vos material sobre la notícia més important de la setmana que en la meva opinió (a part de l’alegria que ens ha donat Esther Niubó) ha estat la celebració de la segona volta de les eleccions primàries del PSC de Barcelona per elegir candidat socialista a l’alcaldia de la ciutat, permeteu-me que us cridi l’atenció sobre la celebració a Barcelona de la manifestació “Contra les retallades i per una Catalunya social”, podeu llegir al respecte la crònica d’Antoni Fuentes a El Periódico de Catalunya “Milers de persones protesten a Barcelona contra les retallades i les polítiques d’austeritat” i les declaracions que ha fet el nostre candidat a les eleccions europees, Javi López, que encapçalava la representació del PSC en aquesta manifestació: “Avui reclamem dignitat per sortir de la crisi i no deixar ningú enrere: el 25M podem començar a construir l’Europa social”. Aquí sota hi trobareu una foto amb la pancarta del PSC en aquesta manifestació.

justiciasocial

I, ara sí, la notícia de la setmana: l’elecció en un procés d’eleccions primàries molt competitives i a dues voltes de Jaume Collboni com a candidat socialista a l’alcaldia de Barcelona. Aquí hi trobareu totes les dades. Sobre Barcelona i sobre aquest procés us recomano que llegiu els següents articles:

 

ARTICLES SOBRE POLÍTICA CATALANA I SOBRE EL DEBAT AL VOLTANT DE L’ENCAIX ENTRE CATALUNYA I LA RESTA D’ESPANYA:

ARTICLES SOBRE LA SITUACIÓ POLÍTICA ESPANYOLA:

ARTICLES SOBRE LA SITUACIÓ ECONÒMICA ESPANYOLA:

ARTICLES SOBRE LES ELECCIONS MUNICIPALS I EL CANVI DE GOVERN A FRANÇA:

ARTICLES SOBRE POLÍTICA EUROPEA I LES PROPERES ELECCIONS AL PARLAMENT EUROPEU:

ARTICLES SOBRE LES CONSEQÜÈNCIES DE LA CRISI UCRAÏNESA:

ARTICLES PER REFLEXIONAR:

Sobre la cultura catalana us convido a llegir els articles “El honor de Raimon” de Salvador Cardús i Ros i “‘L’Avenç’, 400″ de Joaquim Nadal i Farreras.

RECOMANACIONS DE LLIBRES:

  • “La economía socialdemócrata. Crisis y globalización” de Francisco Blanco, amb pròleg de Josep Borrell, editat per Tecnos.
  • “Estado autonómico y reforma federal” d’Eliseo Aja, editat per Alianza Editorial.
  • “Cuando se jodió lo nuestro. Cataluña-España: crónica de un portazo” d’Arturo San Agustín, editat per Península.
  • “La secesión de España. Bases para un debate desde el País Vasco” de diversos autors, editat per Tecnos.
  • “Ser hoy de izquierdas. Por una izquierda moderna y ejemplar” de Juan Moscoso del Prado, editat per Deusto.

“Perles” del programa del Polònia emès el 3 d’abril, resum crític realitzat per Núria Iceta. Podeu trobar-les totes aquí, amb imatges, vídeos i tot.

[L’ESTÀVEM ESPERANT] L’afer “Pakis del PSC”

[LA CANÇÓ]
[Tots] Pakis del PSC
[Collboni] Si et fan por els resultats
de les primàries,
escull un grup que no
t’entengui ni papa.
Digue’ls què han de votar
i guanyar és molt més fàcil
et pots estalviar
el “conyàs” democràtic.
[Navarro] Ells et votaran a canvi d’un euret
És un bon recurs que et treus del barret
I en Jordi Martí queda en calçotets
[Collboni] Pakis del PSC
[Navarro] Són fans del Collboni
[Tots] Pakis del PSC
[Navarro] Ni el Berlusconi!
[Tots] Pakis del PSC
[Navarro] A la mesa oferien
[Tots] Pakis del PSC
[Navarro] “servesa, beer”
Si no m’entenen és
més fàcil que em votin
Excepte mon pare
aquest no hi ha qui el domi.
Podem censar els morts
i els que venen de Xina
i si ens pesqués algú
direm que delira
El cinturó roig comença al Llobregat.
Recorre el Vallès fins a Islamabad
Quant de socialisme, això ni amb Karl Marx
[Collboni] Pakis del PSC
[Navarro] Els canviaria pels crítics
[Tots] Pakis del PSC
[Navarro] Que són uns cínics
[Tots] Pakis del PSC
[Navarro] Aparco el federalisme
[Tots] Pakis del PSC
[Navarro] Visca l’exotisme

[DOLENTOT] L’entrenador de ministres… “els ministres tenen tendència a asilvestrar-se. Els cal que el president sigui el líder de la manada perquè sinó els surten els instints més primaris”

[LA IMATGE DE LA SETMANA] Pere Navarro i Artur Mas després de fer-s’ho… amb uns bolis i uns papers mullats.

[LA PICADA D’ULLET] Que gran el kinder tercera via.

[EL MEU GAG PREFERIT] Pere Navarro convoca unes primàries per triar el gag preferit i li surt un sobre el PP. Et felicito fill [25/4/13] Rajoy fent de Newman a “La leyenda del indomable”. On hi hagi ous, posi-m’hi marrons: el repartiment del dèficit, la llei d’immersió lingüística, la privatització de la sanitat… el que faci falta…. fins que arriba Frau Merkel amb un altre sac de marrons.

[MOLT BO] El Departament de Sanitat ha preparat un tríptic per assessorar la ciutadanai sobre com informar un parent espanyol que t’has fet independentista. Seli ha de dir primer que t’hs fet deferalista i posar-li uns quants dies TV3 perquè s’aclimati, haha.

[MALAGUANYAT] Àngel Casas reloaded dedica el seu prugrrrama a Sahkira i el seu boig per tu. Fantàstiques imitacions de Casas i Mainat al servei d’un gag tristoi.

[LES CATALINES] Se les heuen amb un policia stripper estabornit per una Moreneta que es passa 35 hores emmordassat i havent-se d’empassar 3 temporades de 3 pics i repicó. Nostàmal.

ZW 387 Recomanacions d’enllaços al servei de la reflexió i l’acció política i social realitzada pel meu amic Antoni Gutiérrez-Rubí. Aquí hi trobareu tots els ZONA WEB.

Un any de seguiment de l’activitat parlamentària en matèria de desenvolupament
http://www.proyectoavizor.es

El Projecte Avizor (ZW núm. 301) és una iniciativa de seguiment i avaluació de les accions que realitza el Parlament espanyol i els seus diputats en relació amb la lluita contra la pobresa i la promoció del desenvolupament internacional sostenible impulsada pel CIECODE (Centre d’Investigació i Estudis sobre Comerç i Desenvolupament).

El proper dijous 10 d’abril, l’organització presenta l’Informe Avizor 2013: « Un any de seguiment de l’activitat parlamentària en matèria de desenvolupament». A més, s’aprofita l’ocasió, per presentar una nova eina online: «Què va Passar amb Això… que va Aprovar el Congrés?». A través d’ella, qualsevol ciutadà podrà avaluar si el Govern compleix o no les orientacions polítiques aprovades pel Parlament.

La jornada es clourà amb un debat, «Un Congrés del s. XIX per a uns reptes del s. XXI», amb l’objectiu d’analitzar la capacitat del Congrés dels Diputats per respondre a les expectatives de la ciutadania en temes com la transparència, l’accés a informació, la participació en la presa de decisions polítiques o els reptes globals del desenvolupament. Intervindran en el col·loqui Irene Milleiro (directora de campanyes de Change.org), Sindo Lafuente (periodista), Rafa Rubio (professor de la UCM) i amb el diputat/da guanyador/a del premi Avizor 2013.

L’esdeveniment es realitzarà al CaixaFòrum de Madrid (Paseo del Prado, 36) a les 18:45h i també es podrà seguir per streaming.

Podeu seguir el Projecte Avizor a Facebook i Twitter.

 

 

 

 


04/04/2014 - Presentació del llibre: “Sabadell destil·lat. Una visió generacional des del lliurepensament”

 

Sabadell destil·lat Portada OK

Dimecres dia 9 d’abril de 2014 presentació del llibre a l’Alliance Française 19,30 carrer Sant Joan 35 de Sabadell

La presentació anirà a càrrec de l’autor del pròleg Joan Manuel Tresserras, professor de la UAB i Sébastien Bauer director de l’AF.

Del pròleg de Joan Manuel Tresserras

“Aquest és un llibre sobre la vida, els seus replecs, les seves contradiccions i les seves paradoxes. Però és un llibre singularíssim. És el llibre d’un pensador que actua i es compromet. I és el llibre d’un home d’acció, permanentment arremangat i involucrat en el concret, que té el vici de pensar i reflexionar sobre tot allò que fa, toca, veu o coneix. No és un llibre de Jordi Serrano sobre ell mateix, sinó un llibre sobre “el món de la vida quotidiana” fet, això sí, des del seu propi i intransferible periple. És, doncs, inevitablement, un llibre d’autor.”

“Aquest és un llibre sobre la realitat del món mundial, vist i escrit des de Sabadell. I aquest fet és determinant perquè, encara que podem afirmar que el món sencer és present a Sabadell, hi és d’una manera particular, única. Sabadell és la part on s’hi desplega el tot. Però no és idèntica a cap altra part. La seva tradició no és intercanviable. Sabadell és la talaia privilegiada triada per Serrano perquè és la seva i perquè la sent constitutiva de la seva experiència i de la seva mirada. És el forat del pany des del qual ens convida a encuriosir-nos i a arribar a tots els confins. I Sabadell, els sabadellencs i el sabadellenquisme són permanentment en primer pla, revelant els seus secrets o oferint-se com a laboratori.”

Extracte del I Capítol.

Eufemismes sense fi
El comissionat és un càrrec de confiança política que té, en principi, la durada del mateix mandat municipal. Caduca a les següents eleccions. Com que aquesta figura té molt mala fama, s’ha inventat un eufemisme: tècnicament és «un treballador municipal eventual». En parlarem més endavant.

 
Vicis sabadellencs I
Aquí, quan algú té una idea, automàticament en surten deu que plantegen que el primer que cal fer és destruir aquella persona i aquella idea, en comptes de generar una sana competència. Aquest, potser, és el nostre problema fonamental per afrontar el futur, perquè fa que no s’expressin en positiu les pròpies energies que la ciutat genera. Fa, a més, que manquin projectes, i si no hi ha projectes, les energies es malgasten. Un sabadellenc abans de tirar una idea endavant s’ho pensarà mil vegades, no per la dificultat del projecte sinó per les dificultats que li generarà en la seva vida quotidiana la reacció dels altres sabadellencs.

 
Una ciutat república
M’agradaria viure en una ciutat-república anomenada Sabadell. Caldria que l’Ajuntament tingués tota la competència sobre l’assistència primària, l’assistència social i l’educació de zero a tres anys, infantil i primària.

 
Coses del progrés
És ben estrany que per anar de Barcelona a Tarragona o Girona en tren es trigui menys que per arribar a Sabadell. Em sembla que mai aconseguiré veure trens de rodalies a 100 km/h i que ens acostin a Barcelona en 20 minuts, que seria el normal. Encara recordo aquells temps amb semidirectes entre Sant Andreu i Sabadell Sud. A vegades sembla que el progrés ens tira cap enrere.

 
Les polítiques d’esquerres
Com deia el meu amic Romà Planas, la política és el tracte amb la gent. I és potser aquesta forma d’entendre la política la millor manera de definir l’essència de les polítiques d’esquerres. Definir les formes de fer política des de l’esquerra no és dir quines coses es fan —que també— sinó com es fan: en el procediment està la diferència. Així doncs, les polítiques d’esquerres s’haurien d’entendre com el tracte entre els ciutadans i entre els ciutadans i la política.



04/04/2014 - El maridaje entre la banca, el Estado español y las autoridades europeas

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la revista digital SISTEMA, 4 de abril de 2014

Este artículo, continuación de uno anterior (”Una de las mil razones para estar indignados”), critica la complicidad entre la banca, el Estado español y las autoridades europeas, denunciando los elevados beneficios de la banca, que contrastan con la escasa accesibilidad al crédito.

Hace unas semanas escribí un artículo, “Una de las mil razones para estar indignados” (El Plural, 13.01.14), en el que denuncié la complicidad existente entre el Estado español y la banca, una de las mayores causas de la crisis económica y financiera española. Esta complicidad ha llegado a niveles escandalosos. En ningún otro país de la eurozona se ha llegado a esta situación bochornosa. Y mientras, la mayoría de los medios de información y persuasión están calladitos, pues ellos mimos están endeudados con la banca y no se atreven a criticar dicha complicidad.

Veamos primero los datos que resumen la situación existente. Uno viene de las propia Autoridad Bancaria Europea, que ha indicado que los 125 ejecutivos españoles mejor pagados del sector financiero consiguieron, como promedio, unos ingresos anuales de alrededor de 2,4 millones de euros por ejecutivo en 2011, los más altos de la Unión Europea (sí, repito, los más altos de la UE). Otro dato es el que se refiere a los beneficios de las empresas bancarias, que fueron de 7.674 millones de euros (en el caso de los mayores bancos de España), cuatro veces más que en 2012. El sector bancario español es el que ha recibido más ayuda de fondos públicos (alcanzando un 18,5% del PIB a principios de 2013).

Pero, sorpresa, sorpresa. El crédito a las empresas y a las familias “ni está, ni se les espera”, y esta ausencia está creando un problema económico tremendo. Una economía no puede funcionar sin crédito. Y apenas hay crédito (accesible) en España. En realidad, continúa descendiendo. El crédito, ya muy bajo, ha descendido entre diciembre de 2011 y febrero de 2014 un 16,1% para las empresas y un 10,7% para las familias.

¿Cómo puede ser que esto ocurra? ¿Cómo puede ser que el trabajo de los bancos, que es ofrecer crédito, apenas exista y, en cambio, los banqueros se forren y los bancos consigan unos beneficios muy suculentos?

Y ahí está la causa de la indignación. Ello ocurre porque el Estado (que, en teoría, le representa a usted y a mí) lo facilita y los estimula. ¿Cómo?

Pues mire usted, la banca, que tiene un enorme poder en España y en la eurozona, ha creado un lobby con un poder tremendo que se llama el Banco Central Europeo, que es una autoridad pública y que está dirigido por un banquero de una de las empresas bancarias más poderosas y fraudulentas, Goldman Sachs, el Sr. Draghi, nombrado por el Consejo Europeo, que es otra autoridad pública. Pues bien, este BCE imprime dinero (como hace cualquier Banco Central digno de su nombre), pero en lugar de prestárselo al Estado (como hace cualquier Banco Central digno de tal nombre) lo presta a la banca privada a unos intereses bajísimos (menos de un 1%) y ellos compran deuda pública a unos intereses del 3,5%, el 4% e incluso el 8,74% en el caso de los bonos a diez años de Grecia en octubre de 2013. La banca, pues, es la dueña de la deuda pública. Y como los Estados de la eurozona no tienen un Banco Central que los proteja, son muy vulnerables a la especulación financiera y tienen que pagar unos intereses altísimos (el tercer ítem en el presupuesto del Estado español) para conseguir dinero de la banca. Y para que el Estado pueda pagar estos intereses, tiene que recortar su sanidad, su educación… ¿Se da cuenta?

Y lo que es peor es que todo esto podría evitarse. Con todo el dinero que se le ha dado o prestado a la banca podría haberse creado una banca pública que hubiera garantizado el crédito a empresas y familias. Y al BCE se le hubiera también podido exigir que actuara como un Banco Central y prestara dinero directamente a los Estados. Pero todo ello requiere una ruptura de la complicidad del Estado con la banca. Y usted no va a leer esto en la mayoría de los medios de mayor difusión con el detalle y crítica que la situación exige. Y no lo leerá en los diarios o lo oirá en la radio y la televisión porque estos medios también están endeudados y no quieren enfrentarse con la banca que les ha prestado dinero. Así de claro.

Ver artículo en PDF


03/04/2014 - Información necesaria para las elecciones europeas

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 3 de abril de 2014

Este artículo detalla y documenta el enorme deterioro de la Europa y de la España social, resultado de las políticas impuestas por la mayoría de gobiernos de la UE y de la eurozona, realizadas con el apoyo del Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

En unas semanas habrá elecciones al Parlamento Europeo. Es necesario, por lo tanto, analizar la situación económica, fiscal y social de España dentro de la Unión Europea desde que se inició la crisis en el año 2008. Es ahora, pues, cuando debe analizarse el resultado de las políticas públicas que han sido realizadas por los gobiernos miembros de la UE y de la eurozona, como España, bajo la presión de la Troika (el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo).

Veamos primero los indicadores económicos. Y el dato más llamativo es el descenso de la riqueza de la gran mayoría de países de la UE-15, y muy en particular de los países periféricos de la eurozona, conocidos como PIGS, que incluyen a España. España experimentó un descenso de nada menos que de alrededor del 7% del PIB durante el periodo 2008-2013. Es decir, en 2013 España era un 7% más pobre de lo que era en 2008. Este descenso ocurrió a pesar de que las exportaciones continuaron creciendo (sobre todo en el sector de las manufacturas modernas y de la industria de servicios, donde los salarios son, en general, más altos que en el sector de actividad económica doméstica). En realidad los salarios en España descendieron notablemente, y con ello la demanda doméstica y las importaciones. Este descenso de la demanda de importaciones es precisamente una de las principales causas de que el saldo negativo de la balanza de pagos por cuenta corriente (la diferencia entre las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios) se redujera notablemente, pasando de una situación de déficit (algo más de un -4% del PIB) en 2010 a una de superávit (casi del 2%) en 2013. Es importante subrayar que España fue uno de los países de la eurozona en los que la devaluación doméstica fue más acentuada, lográndose a costa de la reducción de los salarios. Por otra parte, y en contra de lo que se dice en los mayores medios de información económica, la reducción de los salarios tuvo poco impacto en el aumento de las exportaciones. En realidad, el precio de los productos exportados no varió significativamente. Dicha bajada parece que solo repercutió en un aumento de los beneficios empresariales, pero no en un cambio significativo de las exportaciones.

Este hecho debe subrayarse, porque toda la justificación que se ha dado para bajar los salarios en España era para aumentar la competitividad y así aumentar las exportaciones, que serían las que sacarían a España de la crisis. Pues bien, España continúa sumida en la crisis y aunque las exportaciones han subido, el descenso del saldo negativo de la balanza de pagos por cuenta corriente ha sido predominantemente consecuencia del descenso tan marcado de las importaciones y del consumo interno. La medida de bajar salarios ha sido, pues, un fracaso y, en realidad, una excusa para aumentar los beneficios empresariales, lo cual era el objetivo –nunca hecho explícito– de dicha política. Como bien señala el informe Benchmarking Working Europe 2014 (de donde saco la mayoría de datos de este artículo), “la bajada de salarios parece haber llevado solamente a mayores beneficios empresariales” (p. 17). En realidad, un tanto parecido ocurrió y continúa ocurriendo en Alemania, donde los precios de los productos exportados no han cambiado un ápice durante todos estos años. El precio no ha sido la variable determinante del tamaño de las exportaciones. No tiene, pues, sentido que continúe enfatizándose que se bajen los salarios para que bajen los precios y nos hagamos más competitivos, cuando el precio no es el factor determinante de las exportaciones. Pero además de errónea, la aplicación de estas políticas de austeridad y bajada de salarios es sumamente dañina, pues reduce la capacidad de demanda de la ciudadanía, produciendo un descenso muy marcado de la actividad económica, nada menos que de alrededor de un 7% del PIB. De ahí que a estas políticas se las ha ya definido como un “austericidio”.

El déficit y la deuda públicos: el segundo engaño

El descenso de los salarios y de la población ocupada ha creado un problema que las familias han intentado resolver endeudándose. Y ahí es donde interviene la banca, que se beneficia de la necesidad que tiene la población de endeudarse. Y la facilidad de acceso al crédito en España, consecuencia del euro y de la inversión masiva del capital financiero europeo, y muy en especial del alemán, en este país, significó el enorme crecimiento del endeudamiento (y por lo tanto, del sector financiero).

Esta situación llevó al enorme endeudamiento privado, que determinó el gran crecimiento de la deuda pública. La segunda va muy condicionada por el primero. El lector se preguntará ¿por qué? Y la respuesta es fácil.

Para responder a esta situación hay que entender cómo se inició la crisis financiera, lo que ocurrió cuando uno de los mayores bancos del mundo colapsó. Este banco, el Lehman Brothers, estaba interconectado con muchísimos bancos, y muy en particular con bancos alemanes. A estos les entró el pánico, pues se dieron cuenta de que estaban contaminados con productos tóxicos financieros (es decir, productos que no se podrían recuperar nunca y que, por lo tanto, se convirtieron en enormes pérdidas). Esto explica que a la banca alemana, que estaba metida hasta los tuétanos en España (146.000 millones en inversión), le entrara pánico, dejara de dar crédito a España y exigiera que se le devolviera el dinero inmediatamente.

La respuesta de los Estados a esta situación fue que estos –incluyendo el español– dejaron y/o dieron millones y millones de euros a la banca, lo que significó que dinero público vino al rescate de los bancos españoles (y extranjeros). Esto significó que el propio Estado se tuvo que endeudar para ayudar a la banca. Otra causa fue que algunos Estados tuvieron que aumentar sus gastos (como el de desempleo) y aumentar sus inversiones públicas para estimular la economía. Una tercera causa fue que los ingresos del Estado descendieron como consecuencia del descenso de la actividad económica.

Pero la causa principal del crecimiento de la deuda, que raramente se cita, fueron los elevados intereses que los Estados tuvieron que pagar a los bancos para que estos les prestaran dinero. Y estos elevados intereses se debían a que los Estados dejaron de tener Bancos Centrales que les prestaran dinero (a intereses bajos, comprando deuda pública), como hacen los Bancos Centrales. El Banco Central Europeo, que es un lobby de la banca, prestaba dinero a intereses muy bajos no al Estado, sino a los bancos, dinero con el que los bancos compraban entonces deuda pública a unos intereses mucho más altos. De ahí que gran parte de las deudas públicas sean propiedad de la banca privada, es decir, de bancos que alcanzan unos niveles de rentabilidad abusiva y obscena, al no tener los Estados mecanismos de defensa frente a su enorme vulnerabilidad a las especulaciones de los mercados financieros. El caso más obvio es Grecia, que estaba pagando unos intereses del 8,74% en los bonos a 10 años en octubre de 2013.

Por las razones citadas, las deudas públicas han ido subiendo y subiendo. Y para reducirlas se exigen recortes. España ha sido uno de los países que ha recortado más, pasando su déficit público de un 11,1% del PIB en 2009 a un 6,62% del PIB en 2013. Una consecuencia de esta elevada deuda y del intento de reducirla son los recortes, incluyendo recortes en gasto e inversión públicos. En España, Irlanda y Grecia la inversión pública fija ha descendido más de un 50%. Es necesario mostrar la hipocresía del pensamiento neoliberal, que utiliza el argumento de que hay que reducir la deuda pública para no cargar y penalizar a nuestros hijos y nietos, que tendrán que pagarla, y a la vez está exigiendo recortes en la inversión, como por ejemplo en educación e infraestructura física, que beneficia sobre todo a las futuras generaciones.

Mírese como se mire, es obvio que las políticas de austeridad y bajada de salarios han sido un enorme fracaso, pues no solo no han facilitado la recuperación, sino que la han empeorado. Los casos de Grecia, España, Portugal e Irlanda son ejemplos claros.

Mercado laboral: un ataque al mundo del trabajo

España es uno de los países que tiene menos gente empleada y, para empeorar la situación todavía más, es uno de los que ha perdido más empleo (junto con Grecia). En total, entre el segundo cuatrimestre de 2008 y el de 2013, hubo un descenso de 11 puntos porcentuales en la tasa de empleo, con un mayor crecimiento de la tasa de desempleo, siendo España el país (junto con Grecia) que ha visto un crecimiento mayor de la tasa de desempleo. Desde el segundo cuatrimestre de 2008 al de 2013, España vio crecer en 16 puntos porcentuales la tasa de desempleo (alcanzando esta más de un 26%).

Pero la cosa es incluso peor de lo que dicen estas cifras, pues no solo el número de gente trabajando ha bajado, sino que el número de horas trabajadas ha bajado (incluso en ocasiones más rápidamente), lo cual quiere decir que el número de horas trabajadas por trabajador ha bajado, lo cual puede ser una medida voluntaria o acertada para retener trabajadores en el puesto de trabajo (como ocurrió durante este periodo 2008-2013 en Alemania, Hungría y Suecia, aunque en Alemania había pasado ya antes, durante el periodo 2004-2008 de las reformas Hertz). Pero en España se debió predominantemente al descenso de contratos fijos y el paso a contratos temporales. En realidad, España es el país donde los trabajos fijos han descendido más rápidamente. Pero otro indicador negativo es el elevado tiempo del desempleo, especialmente entre los jóvenes, a los que les cuesta mucho entrar en el mercado de trabajo y mantenerse en él.

Estos datos muestran también la falsedad de otro dogma neoliberal, que atribuye el elevado desempleo a las supuestas rigideces del mercado laboral, con un porcentaje “excesivo” de contratos fijos. Pues bien, esta categoría ha ido descendiendo muy espectacularmente, y ello no ha servido para que aumente la creación de empleo.

El creciente malestar de la población y el aumento de las desigualdades

En la mayoría de los países PIGS las desigualdades han crecido, siendo España uno de los países en el que las desigualdades han crecido más del 2008 al 2012. Lo que es importante subrayar es que este crecimiento de las desigualdades es resultado, por un lado, del decrecimiento de los salarios y de la población ocupada, y, por el otro, del gran crecimiento de las rentas del capital. El primer factor, el descenso de las rentas del trabajo, es también la causa de que España haya sido uno de los países con mayor endeudamiento de las clases populares. Como he indicado en varias ocasiones, ha sido el crecimiento de estas desigualdades lo que ha causado las crisis económicas (falta de demanda) y financieras (endeudamiento excesivo de la población), una causa que casi nunca aparece en los medios de comunicación. España es también uno de los países con mayor pobreza (casi un 30% de la población) y con mayor crecimiento de la pobreza. España es, al mismo tiempo, uno de los países con menor gasto público social por habitante, por debajo de la UE-27 y muy por debajo de la UE-17. Es también uno de los países en el que más gasto público en protección social se realiza a través de programas en los que se requiere prueba de necesidad (means-tested), a diferencia de los programas universales que se destinan a toda la población. Son, pues, programas más asistenciales que no universales. España es también uno de los países de la UE-27 que tiene un menor impacto redistributivo del Estado, es decir, que la intervención del Estado es menos eficaz en reducir la pobreza, canalizando fondos de las rentas superiores a las inferiores. También tiene uno de los salarios mínimos más bajos en la UE-17.

La agresividad antisindical del Estado y de los medios de información

El gran deterioro del mercado laboral y del bienestar de la población se debe al cambio de correlación de fuerzas en la relación capital-trabajo, a favor del primero a costa del segundo. La sindicalización, una expresión de la fuerza del mundo del trabajo, ha disminuido a lo largo de casi toda la Unión Europea, de manera que ha pasado de abarcar a casi el 50% de la fuerza laboral en 1991, a cubrir solo a un tercio (“Continued de-unionisation?”, p.79). Durante la crisis ha continuado este descenso, aun cuando en algunos países como Francia e Italia, el descenso se ha revertido, alcanzándose en Italia el mayor porcentaje de fuerza laboral sindicalizada desde 1986. En España ha aumentado ligeramente el porcentaje de la población sindicalizada, aunque ello se debe a que el número de personas trabajando ha disminuido más rápidamente que el número de personas sindicalizadas. En realidad, España es uno de los países de la UE-27 que tiene un menor porcentaje de la fuerza laboral sindicalizada (sobre un 15%) comparado con un 69% en la mayoría de países escandinavos. Hay que señalar que el poder de negociación de los sindicatos no viene medido por el porcentaje de la población sindicalizada, pues más importante que este porcentaje es el de la población cubierta por los convenios colectivos. Y en España este porcentaje es elevado. Ahora bien, un factor de debilidad sindical en el sur de Europa es su división según distintas sensibilidades políticas (que se reproduce en el arco parlamentario). Ello explica, en parte, que aun cuando la resistencia de la clase trabajadora frente a las políticas de austeridad y de reducción de la protección social ha sido muy contundente (España es uno de los países que ha tenido mayor número de huelgas, así como un mayor número de trabajadores participantes en ellas), el impacto legislativo ha sido menor, como consecuencia de la debilidad política de los instrumentos políticos próximos a los sindicatos, divididos y en una situación supeditada al enorme dominio del capital (y muy en especial capital financiero) sobre las instituciones representativas y sobre los medios de comunicación, que alcanza cifras extremas en España, Grecia y Portugal. Un indicador, entre muchos otros, de este dominio es que los organismos oficiales han dejado de publicar datos sobre el número de huelgas y el porcentaje de trabajadores que participan en estas huelgas. Otro dato es la narrativa mediática hegemónica, que incluso ha sustituido términos como “clase trabajadora” (término y concepto que casi ha desaparecido en los medios) por el término de “clases medias”, tal como ya ha ocurrido en EEUU (véase mi artículo “La americanización de la Unión Europea”, en Público, 25.02.14).

Es importante señalar, sin embargo, que, a pesar del enorme dominio del capital en las instituciones representativas y mediáticas en estos países, muy acentuada en los países periféricos de la eurozona como Portugal, Grecia y España, que han tenido todos ellos dictaduras fascistas o fascistoides en su pasado, hay en todos estos países grandes movilizaciones, incluidas huelgas generales y/o movimientos masivos populares de protesta, con la activa participación de los sindicatos, que representan un claro rechazo a las políticas de austeridad, con la exigencia de políticas alternativas. Así, ha habido, solo en el periodo de dos años 2010-2012, 36 huelgas generales en once de los diecisiete países más desarrollados económicamente de la Unión Europea, correspondiendo a los países periféricos de la eurozona, incluida España, un porcentaje elevado de ellas.

Las consecuencias del deterioro de la situación social de la UE y de España

El deterioro del mercado de trabajo ha significado un aumento muy notable de la sensación de inseguridad y estrés entre la población trabajadora y entre la población en general, así como un aumento muy marcado del deterioro de las condiciones laborales, con un aumento de la mortalidad y morbilidad (cantidad de personas que son consideradas enfermas en un espacio y tiempo determinado) entre la población trabajadora. Hoy en Europa, una persona muere cada 3,5 minutos debido a accidentes o enfermedades laborales.

Otra consecuencia es la percepción generalizada de las clases populares de que su capacidad de incidencia e influencia sobre las instituciones que afectan más directamente a su vida y bienestar (como los lugares de trabajo y las instituciones representativas) es bajísima. Existe una alienación generalizada (que afecta a personas de todas las sensibilidades políticas) hacia las instituciones de los establishments políticos, mediáticos, financieros y económicos, que consideran poco sensibles a sus preocupaciones y necesidades. Existe un desapego que se está convirtiendo en un rechazo cada vez más activo y movilizador, que augura una etapa de grandes tensiones. Esta situación, generalizada a lo largo de toda la UE, es incluso más acentuada en los citados países periféricos. Este desapego muestra un gradiente, siendo menor (aun siendo mayoritario) en los países donde existen formas de participación de los trabajadores en la gestión de los puestos de trabajo, como lo son los países escandinavos y Alemania, a través de sistemas de cogestión. Pero incluso en estos países ha habido un descenso del porcentaje de trabajadores que están empleados en empresas cogestionadas. En España este sistema es prácticamente desconocido, excepto en el sector de cooperativas, como la corporación Mondragón.

En este artículo he documentado el gran deterioro de la Europa y de la España social que ha ocurrido en los años de crisis del 2008 hasta hoy, como consecuencia de la aplicación de las políticas neoliberales impuestas a la población por la gran mayoría de gobiernos de los países miembros de la UE y de la eurozona, con el beneplácito y promoción del Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, asistidos por el Fondo Monetario Internacional. Es lógico, por lo tanto, que la Europa gobernada por tales establishments esté perdiendo el atractivo que tuvo, y que exista una movilización generalizada en contra de esta Europa. El interrogante es si otra Europa es posible, y si ello es alcanzable a través de las instituciones de gobierno hoy existentes. La evidencia hasta ahora parece cuestionar esto último.

Ver artículo en PDF


02/04/2014 - How To Change The Post-Crash Economy

El Profesor Navarro recomienda el visionado de este video.

Para ver el video tienen que acceder a este enlace.


01/04/2014 - Per una Catalunya social: DEFENSEM ELS NOSTRES DRETS!

image

Des de les diferents entitats que aplega la Plataforma PROU RETALLADES i altres organitzacions que defensen una #CatalunyaSocial, es fa una crida a participar massivament a les manifestacions del diumenge #6ABRIL a Barcelona (12.00 hores, Plaça Urquinaona) i Girona (12.00 hores, Plaça Independència) en defensa dels drets laborals i socials de tota la ciutadania.

Passa-ho!!

Prioritats X una Catalunya social

Resum de les propostes:

• Per un Servei Nacional de Salut totalment públic, universal i de qualitat, que garanteixi el dret a la salut.
• Aposta per l’educació pública, que garanteixi la qualitat de l’educació, el seu accés i el model d’escola catalana. No al tancament de centres. Per una escola inclusiva i coeducativa. No a la LOMCE.
• Per l’ocupació i contra l’atur i la precarietat: Exigim ocupació estable i de qualitat i polítiques actives d’ocupació, la retirada de la REFORMA LABORAL i la recuperació de drets laborals. Per un Marc català de relacions Laborals i en defensa de la Negociació Col·lectiva.
• Contra la pobresa i per la cohesió social: Garantir la protecció de les persones en atur, més recursos per als serveis socials i suport a la Renda garantida de ciutadania. Garantir l’accés als serveis bàsics essencials (llum, gas, aigua i transport públic), eradicar la pobresa infantil i garantir el poder adquisitiu de les pensions i l’atenció a la dependència.
• Polítiques d’igualtat home-dona: oposició a la reforma de la llei d’avortament. Incorporar la perspectiva de gènere en les polítiques contra la crisi. Ferm compromís en la lluita contra la xacra de la violència masclista (Pacte contra la violència masclista).
• Garantir el dret a l’habitatge digne amb habitatges de lloguer social, la dació en pagament i el lloguer forçós dels pisos buits en mans d’entitats financeres.
• Garantir l’accés universal a la cultura donant suport a la creació cultural i revertint la pujada de l’IVA cultural. La cultura no és un luxe, és un dret!
• Preservar i impulsar les polítiques de cooperació, la defensa dels DDHH arreu i el Foment de la Pau, garantint els recursos suficients per a les ONG.
• Exigim una fiscalitat justa, redistributiva i mediambiental, i una auditoria del deute. Recuperar l’impost de successions i el de patrimoni, i lluitar contra el frau i l’evasió fiscal.
• Per un canvi de model productiu: innovació, recerca i desenvolupament sostenible, i control democràtic dels recursos naturals. Polítiques industrials contra l’especulació i la garantia de l’accés al crèdit a empreses i famílies.
• Per una administració propera a la ciutadania. No a la reforma de l’Administració local!
• Per la democràcia: dret a decidir, també, les polítiques socials i econòmiques. Llibertat d’expressió i manifestació, transparència en la gestió dels recursos públics. Tancament dels CIEs.
• Per una Catalunya lliure de corrupció: exigim transparència i participació ciutadana. Per una nova llei de partits que en reguli el finançament.
• Per un autèntic estat del benestar i una Catalunya social, amb drets i dignitat, per una Europa Social!

image



31/03/2014 - Clara Valverde abre las fosas comunes de las palabras

image

El último parte de guerra de Franciso Franco, después de declarar “cautivo y desarmado el Ejército Rojo” anunciaba que la guerra (provocada por el alzamiento de los facciosos contra la legítima II República) había terminado. Las tropas mal llamadas “nacionales” habían alcanzado sus últimos objetivos militares. Y mientras continuaba el horror de la represión, empezaba una larga senda de perpetuación de su vengativa victoria contra nuevas víctimas aún por nacer, concebidas entre el horror de los bombardeos, o el miedo a las sacas y los paseos que acababan en las cunetas… y que se extendería a los hijos de sus hijos. Como una maldición bíblica. Como una tragedia que apenas se muestra ni se distingue, y que se vive en la casi inconsciencia de unos seres que heredan, sin saberlo, lo que va a enfermarles: las miradas que se ciegan de los seres más queridos, sus silencios atronantes, sus palabras enterradas.

Clara Valverde nos habla en su nuevo libro de la transmisión generacional del trauma. Y basta con leer a quién dedica su libro (a su abuelo materno Wilhelm Gefäll, cuya familia no sobrevivió al Holocausto nazi, y a su abuelo paterno J.M. Valverde Cano, preso de Franco) para entender que nada de lo que escribe puede serle ajeno. La gran ventaja que la autora nos lleva es que ha sabido identificar la herencia no deseada, reconocer sus daños, elaborar su duelo, y convertirlo generosa y lúcidamente, en palabras vivas y con relieve.

imageLas personas que se asomen al último libro de Clara Valverde podrán ir descubriendo invisibilidades y enigmas de su propia historia, del mismo modo cómo he podido hacerlo yo al comprobar que acertaba sin saberlo cuando intuía un dolor paralizante en gestos inexplicables que acababan inconcretos y en el vacío, o en “manías” y sobresaltos cotidianos que se exacerbaban por un trozo de pan que no se comía, o un ruido inesperado, o la visita de un pariente cuya sombra no podía traspasar el dintel.

El largo trabajo de destrucción y carcoma de una guerra que nunca acabó de terminar, de una memoria histórica no elaborada, de unas palabras tan necesitadas de oxígeno (y sin embargo, falsamente enterradas) muta en sus efectos -como los virus más resistentes- según la generación a la que se pertenece, la historia familiar y la propia elaboración personal y colectiva del duelo. Un duelo que los verdugos niegan, mientras cronifican un odio que atraviesa también generaciones, haciendo imposible que ninguna transición pueda presumir de ejemplar.

En la presentación del libro editado por Icaria con prólogo de la documentalista Montse Armengou, autora de numerosos trabajos sobre la dictadura y la represión franquista, Clara Valverde estuvo acompañada por Jorge Barudy, el neuropsiquiatra chileno que fue también víctima del golpe pinochetista. Barudy no escatimó elogios sobre la autora y el libro, al que definió como un “minitratado sobre la psico-traumatología”, mientras confesaba su perplejidad ante el hecho de que en España no se fuera más consciente de cómo sigue afectando a toda la sociedad la traumatización sufrida a raíz del alzamiento franquista. Barudy resaltó la diferente manera de abordar el shock (o no quererlo abordar en el caso de España) en los dos países, a pesar de que en Chile hubo 8.000 desaparecidos, y para España hablamos de más de 100.000. “Cuando la sociedad hace todo lo posible por no reconocer los traumas, tiene todos los números para seguir traumatizada para siempre”.

Carlos Jiménez Villarejo recordó por su parte en la presentación de “Desenterrar las palabras”, que a finales del 2013 había visitado España el grupo de expertos en desapariciones de la ONU y el relator especial para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. Lo destacable de la visita, y que pone de relieve la oportunidad y necesidad del libro, es que en el año 2013 dicho comité sólo fue a tres países: Nepal, Siria y España. “El silencio, el miedo, las penas sufridas en España desde julio de 1936 conllevan una dificultad de las generaciones posteriores para asumirlo”, sostuvo Jiménez Villarejo, que lamentó también la inexistencia de una Comisión de la Verdad “como forma de conocer la realidad de la violencia impuesta y el grado de violación de los Derechos Humanos que se produjo”.

No me resisto a reproducir unas palabras del prólogo escrito por Montse Armengou y con las que me identifico plenamente:

“En esa espiral infernal que causa el maltrato y la tortura —características esenciales de la represión franquista junto con la humillación y la aniquilación física y psíquica del «enemigo»— y en la que la víctima acaba sintiéndose culpable, el padre asesinado termina siendo el responsable de la desgracia familiar. Solo en el momento en el que la víctima —porque los hijos y los nietos siguen siendo víctimas como muy bien explica y analiza Clara Valverde en su trabajo— se reconoce como tal en el contexto de un simple documental, es cuando aprehende su condición de víctima y entiende que lo es y lo fue porque unos diseñaron un plan sistemático para que así sucediese.

Así que psicólogos, periodistas, antropólogos, forenses, historiadores, etc., que deberíamos estar al servicio de las más elementales políticas de reparación impulsadas por el Estado, acabamos siendo los bomberos del rescate de la represión de la dictadura y, lo que es más grave y vergonzoso, del olvido de la democracia.

imageEl magnífico libro que nos presenta Clara Valverde habla de las víctimas, de esas voces silenciadas, de los sucesos que sucedieron ayer y que les han marcado de por vida. Pero, ¿qué tiene esto que ver conmigo? y ¿cómo nos afecta?, se interroga la autora. Todo, porque el libro habla principalmente de hoy, del presente, de esa salud democrática afectada por un trauma no resuelto y que vamos transmitiendo de generación en generación.”

Clara Valverde nos ayuda de nuevo a transitar por los caminos saludables de la verdad, a respetar las palabras, a no tener miedo a nuestra propia imagen en una historia cruel para que el futuro pueda construirse de modo más digno, y a poner en alto las palabras que importan para acabar con los silencios que nos quieren cómplices y culpables. Abramos las fosas comunes de nuestro relato para ennoblecer nuestra memoria.

Clara Valverde Gefaell es escritora sobre biopolítica y resistencia. Profesora de enfermería. Es coordinadora del Equipo Aquo de Formación en relación terapéutica, trauma transgeneracional y activismo, activista en el #15M y presidenta de la Liga Síndrome de Fatiga Crónica/Encefalomielitis Miálgica. Entre sus libros destacan: Desenterrar las palabras. Transmisión generacional del trauma de la violencia política del siglo XX en el Estado español (Icaria, 2014), No nos lo creemos: Una lectura crítica del lenguaje neoliberal (Icaria, 2013) y «Pues tienes buena cara». Síndrome de la Fatiga Crónica. Una enfermedad políticamente incorrecta (Martínez Roca, 2009).

Ver también “El trauma de la represión franquista en la España de nuestros días” en La Marea



31/03/2014 - La importancia del derecho a decidir

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital EL PLURAL, 31 de marzo de 2014

Este artículo define el significado de derecho a decidir y las condiciones para que este proceso sea democrático. Subraya también la importancia y urgencia de que se realize, tanto para Catalunya como para España.

Como resultado de una Transición inmodélica de la dictadura a la democracia realizada en términos muy favorables para las fuerzas conservadoras que dominaron ese proceso, España tiene un Estado que no ha reconocido su plurinacionalidad, aceptando a Catalunya como nación. El último intento de cambiar esta situación a través del Estatuto iniciado por el gobierno tripartito fracasó, lo cual, junto con la involución que está teniendo lugar España como consecuencia del gobierno del Partido Popular, heredero de las fuerzas políticas que dominaron la dictadura y la Transición, ha creado un malestar en Catalunya que se ha traducido en unas manifestaciones masivas que tienen como objetivo reafirmar el carácter nacional de Catalunya, exigiendo que haya un referéndum en el que la población que vive en Catalunya pueda expresar su decisión sobre el tipo de relación que se desea con el resto de España, ofreciéndoseles alternativas para escoger, una de ellas la secesión o independencia. Hoy, más de un 80% de la población en Catalunya desea ejercer este derecho, un derecho que, por cierto, había sido aceptado por las izquierdas españolas –tanto el PSOE como el Partido Comunista– en una época tan reciente como en el año 1976. Para aquellos que consideran a Catalunya como una nación –lo cual ha estado en el ADN de las izquierdas catalanas–, esta evolución es positiva (ver mi artículo “La necesaria y justa reivindicación del derecho a decidir”, publicado en Público, 21.02.14).

Ahora bien, es importante acentuar que el derecho a decidir implica, por definición, el derecho a escoger entre varias alternativas, con plena libertad de expresión en la presentación de estas. Confundir el derecho a decidir con la llamada a la independencia es asumir que el resultado de aquella elección ya está predeterminado, anulando el derecho a escoger. El que más del 80% de la población catalana esté ya a favor del derecho a decidir no quiere decir que el 80% sea independentista. El 55% lo es, según las encuestas. Pero no los demás. Si este fuera el resultado hoy en el referéndum, la “noticia” del día en la prensa conservadora española sería que “solo” la mitad de catalanes quiere la independencia. En cambio, si el 82% participara en el referéndum, el mensaje sería mucho más poderoso, pues establecería un precedente, el derecho a decidir ampliamente apoyado por la voluntad popular.

Desde el punto de vista democrático, considero un error que se esté instrumentalizando el derecho a decidir por parte de una de las opciones a escoger. Los independentistas deberían referirse al derecho a la independencia, en lugar del derecho a decidir, pues este último es más inclusivo. La gran fiesta en el campo del Barça en 2013 se presentó como un acto a favor del derecho a decidir. Y la portavoz de la organización del acto leyó un manifiesto a favor del derecho a decidir que el 82% de la población podría haber firmado sin ningún reparo. Ahora bien, la bandera detrás de ella no era la bandera catalana, sino la bandera independentista. Era una fiesta independentista, lo cual me parece muy bien, pero no encajaba con el manifiesto, que se centraba en el derecho a decidir. Era la instrumentalización de un principio más amplio para fines más específicos. Era una manipulación.

La mayoría de partidos catalanes apoyan el derecho a decidir

Este derecho a decidir tiene que realizarse en un referéndum. De ahí que la gran mayoría de partidos políticos (CiU, PSC, ERC, ICV-EUiA y CUP) del Parlamento de Catalunya estén comprometidos a realizar dicho referéndum. La diferencia entre el PSC y la mayoría de los otros partidos que también lo apoyan no radica en la necesidad de realizar o no un referéndum, sino en cómo hacerlo. La llamada al diálogo, que casi todas las fuerzas políticas enfatizan, está perdiendo credibilidad, puesto que pedirle al Partido Popular (que debido al sesgo del sistema electoral que favorece a este partido, consecuencia directa de propuestas hechas por el muy alabado Adolfo Suárez, tiene una gran mayoría en las Cortes españolas a pesar de haber alcanzado el apoyo de solo un 31% del censo electoral) que autorice el referéndum es semejante a pedirle peras al olmo. Se olvida en esta llamada al diálogo que el PP es el heredero de aquellas fuerzas políticas que realizaron un golpe militar en 1936 precisamente para impedir, entre otras cosas, el reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado español. Fueron esas fuerzas las que definieron como anti España a aquellos movimientos y fuerzas políticas que deseaban otra España distinta a la que históricamente había existido en este país. En realidad, el secesionismo ha sido históricamente minoritario en Catalunya. Pero la situación está cambiando como consecuencia del comportamiento del gobierno español. En realidad, la negativa del PP a permitir un referéndum forzará a gran parte de los movimientos y partidos catalanistas a recurrir a la desobediencia civil, alcanzando un nivel de tensiones no conocido en España durante la época democrática.

Trasladar la consulta del referéndum a unas elecciones parlamentarias (por muy plebiscitarias que sean) es una maniobra política que favorece a las fuerzas conservadoras y neoliberales, que utilizarán las elecciones plebiscitarias para evitar que estas elecciones se centren en la situación económica y social de Catalunya, hoy muy deteriorada.

Tres últimas observaciones. La abusiva instrumentalización de los medios públicos de la Generalitat por parte de las voces independentistas (y de los economistas neoliberales) está haciendo daño al derecho a decidir, pues presenta una imagen poco atractiva de la Catalunya que desean, una Catalunya que continuaría con la actual, sin diversidad ideológica, con los medios públicos controlados por las voces gobernantes. ¿Es esto lo que desean proyectar? Con este comportamiento están mostrando la Catalunya que desean. Una Catalunya con escasa diversidad, conservadora y neoliberal.

La segunda observación está orientada al resto de España. El ejercicio del derecho a decidir mediante la celebración de un referéndum en Catalunya es enormemente importante, no solo para Catalunya, sino también para toda España, pues mostraría que la población, si se moviliza, puede mover montañas, rompiendo con el pesimismo fatalista que está extendido a lo largo del territorio español. Si la población en Catalunya consiguiera votar y poder expresar libremente su voz (a pesar de las enormes dificultades tanto dentro como fuera de Catalunya), establecería un precedente que indudablemente fortalecería a las voces que están clamando por una España más democrática. Uno de los signos más positivos y alentadores –de los muchos que presentaron las Marchas de la dignidad (ver mi artículo “Las necesarias Marchas de la dignidad”, publicado en Público, 25.03.14)– fue ver también banderas catalanas (incluso esteladas), mostrando los enormes lazos de hermandad que hay entre los distintos pueblos de España en su lucha no contra España (pues ellos eran la España real), sino contra el Estado español, que no les representa.

La España real no se siente representada por el Estado español

Y una última observación. Existe una percepción generalizada en amplios sectores de las izquierdas socialistas que asume que el tema nacional está ocultando el tema social, es decir, el enorme deterioro que está ocurriendo en España como consecuencia de las políticas de austeridad que se están llevando a cabo tanto en España como en Catalunya. De esta observación derivan que las izquierdas deberían centrar sus discursos en el tema social y no en el tema nacional. Esta percepción y actitud, aunque es comprensible, es errónea, pues deja a las derechas el control de las banderas y del sentimiento nacional que, como Gramsci indicó ya en su tiempo, permiten reproducir la hegemonía cultural en un país.

Son las izquierdas en España las que siempre defendieron los intereses nacionales y los intereses de las clases populares. Las derechas siempre (repito, siempre) antepusieron sus intereses particulares a los intereses generales. Incluso el golpe militar del General Franco fue un golpe contra la mayoría de la población española, un golpe apoyado por fuerzas y ayuda militares de poderes extranjeros (la Alemania nazi y la Italia fascista) sin las cuales nunca habría ganado. Y la dictadura que impuso (que fue la que asesinó a más españoles en la historia del país) significó un enorme retraso para España. Los datos están ahí para los que quieran verlos. Asumir que los herederos de estas derechas son “los patriotas que defienden España” es absurdo. En realidad, están imponiendo una visión de España que reproduce sus intereses. Y ahora quieren defender la unidad de España para ocultar sus políticas, que están dañando a la mayoría de la población. No es casualidad que el Estado español actual, que es el que niega la plurinacionalidad de España, sea el mismo (repito, el mismo) responsable de que España continúe a la cola de la Europa social de los 15. No se resolverá el tema social sin resolver el tema nacional; y viceversa, no se resolverá el tema nacional sin resolverse el tema social.

En Catalunya, como en España, fueron siempre las izquierdas las que conjugaron la defensa de los intereses de las clases populares con la defensa de la identidad nacional. Eran portadoras de otra visión de España, una España plurinacional y pluricéntrica, respetuosa con la diversidad identitaria. Ceder la defensa de esta identidad a las derechas es un suicidio político, además de ser profundamente erróneo. Y los resultados se pueden ver fácilmente. Como ya he dicho antes, el secesionismo siempre fue minoritario en Catalunya. La retirada del socialismo catalán de este terreno ha facilitado el monopolio de la identidad catalana a las derechas. Y de ahí el error. Para resolver el retraso social de España y de Catalunya, se necesitan cambiar profundamente el Estado español y la Generalitat de Catalunya. De ahí la conjunción de intereses en los movimientos contestatarios, procedentes de los distintos pueblos de España, que apareció en el 22M. La pésima y burda manipulación en la cobertura de estas marchas es un indicador de su enorme potencial para cambiar el país. Atemorizaron a la España oficial, y ello es un indicador de que iban por buen camino. Una de las mayores manifestaciones nunca vistas en España se presentó en el relato oficial como una reunión de solo 45.000 personas. Así es la España oficial de este país.

Ver artículo en PDF